martes, 15 de diciembre de 2009

"Pasatiempo", Manuel Cuesta


No tenía la más mínima intención de salir a la calle esta tarde, pero cuando he visto que no tenía coca-cola en la nevera mi adicción a la cafeína me ha hecho lavarme la cara, vestirme y salir en busca de mi dosis, y, de paso, a por una bolsa enorme de gominolas. Desde hace unas semanas hay un hombre tocando el clarinete al lado del supermercado, aguantando la lluvia, el viento y el frío, sonríendo a todo aquel que se le acerca, le eche dinero o no. Es tal la felicidad que le veo en los ojos cuando toca que he llegado a pensar que lo hace por afición, pero sus ropas y esa barba mal afeitada me indican que son otros los motivos que le empujan a pasarse el día en la calle. El caso es que he salido del supermercado con mis compras, y al salir he decidido cambiarme de acera para echarle los pocos céntimos que me han sobrado, y a pesar de que ya ha llegado a un punto en el que conozco todo su (corto) repertorio de memoria, hoy estaba tocando algo desconocido para mí que todavía no he logrado descifrar, pero la melodía ha echado el ancla en mi cabeza y me ha acompañado hasta mi habitación. Después de tararearla sin cesar durante minutos, me he dado cuenta de que me recordaba a otra canción pero, claro, ¿a cuál?. He tenido que dar vueltas y vueltas y vueltas, pensar tapándome los oídos para que ningún ruido perturbara mis pensamientos y al final he dado con ella. La melodía de la canción que esta tarde tocaba el buen hombre del clarinete era idéntica al estribillo de Pasatiempo, de Manuel Cuesta. Los lazos que pueda haber entre ambas canciones los ignoro, pero me hace gracia pensar que el hombre del clarinete a partir de ahora y para siempre será el hombre del clarinete que toca canciones de Manuel Cuesta... Además, qué gozada rescatar del pasado una canción tan bonita que el sevillano incluyó en, qué casualidad ;) , El sonido de lo inevitable, allá por el 2001.
Por cierto, y por si os pica la curiosidad, mientras escribo tonterías le sigo viendo ahí, en su acera, pero lo poco que me deja oír el ruido de la ciudad me recuerda a La vie en rose...

2 comentarios:

shiry dijo...

Manuel Cuesta, lei mucho de él, por Rodolfo Serrano, que siempre postea algo de el, o lo nombra. Pero la verdad, no lo pude escuchar mucho, solo un par de canciones desde el mayspace.

Mikel dijo...

Yo la verdad es que de su último disco apenas he escuchado alguna canción, pero si aceptas una recomendación, hazte con sus primeros discos, son una maravilla...
Un beso!