jueves, 1 de octubre de 2009

Canciones para el otoño

Hace un par de días que vivo en un nuevo piso, en un barrio distinto y con unos compañeros a los que no conozco de nada. De momento esto tiene buena pinta, aunque noches como la de hoy, en la que uno a pesar de ser universitario se queda en casa tranquilamente, se hace extraño estar solo en una casa que no conozco, en una habitación que aún no siento como mía. Con la poca luz que da la vieja lámpara que tengo en el suelo, el olor a naranja de una esencia que he comprado en los chinos, lo que puedo ver por la ventana (gente volviendo de ver el partido en los bares, veteranos emborrachando a novatos y una moqueta de tejados a los pies de mi décimo piso) son la única compañía que tengo. Todo eso, y la música claro, la que nunca me falla. Si esta mañana la escuchaba aleatoriamente, ahora tengo muy claro lo que quiero escuchar, y voy seleccionando cada uno de los temas como el que estrena una caja de bombones. Nunca se está solo si se puede echar mano de una buena canción, y yo, afortunadamente, tengo muchísimas más de las que me da tiempo a escuchar. Esta noche he recuperado tres canciones que han conseguido tocarme esa fibra que tan a menudo se me reblandece y, cómo no, quería compartirlas con todo aquel que quiera escucharlas La primera de ellas es Beaumont, de Hayes Carll, un cantautor country que en el 2008 publicó el que hasta ahora es su último disco, Trouble in mind, un álbum altamente recomendable en el que, por cierto, y ya que cada vez está más cerca la salida al mercado de Daiquiri Blues, participa Al Perkins como músico. Beaumont es de largo una de las canciones que más he escuchado estos últimos tiempos, la típica que incluyo en cualquier cd recopilatorio, y es que, por simple que resulte, me fascinó desde la primerísima vez...



9 Crimes, de Damien Rice, es uno de los temas de el último de sus dos discos publicados hasta la fecha, 9. El irlandés es sin duda uno de los escritores de canciones más influyentes y respetados del continente, el mayor referente de la nueva generación folk. Rice es uno de esos artistas que no son capaces de hacer una canción mala o insípida, todas rebosan una sensibilidad que muy pocos son capaces de transmitir como él lo hace, y el video que os dejo a continuacón habla por sí solo, impresionante el dueto con Lisa Hannigan...



Para terminar, Will it grow, de Jakob Dylan, un músico que ha demostrado sobradamente que no necesita del apellido paterno para hacerse un hueco en el mundo de la buena música. El tema pertenece a Seein things, el único disco que ha publicado al margen de Wallflowers, el grupo que le aupó a la fama, una auténtica joya, imprescindible para los amantes de lo acústico. Os recomiendo que veais el video, merece la pena...

4 comentarios:

Edu Vázquez dijo...

Me encanta esta entrada tio , Damien Rice y Jakob son imprescindibles, si señor ¡¡¡¡
El "0" lo llevaba yo hoy en el coche precisamente. Suerte en tu piso nuevo Mikel ¡¡¡ yo tb ando de mudanza ...
Un abrazo

Mikel dijo...

Hola Edu, ¡cuánto tiempo! ¿Qué tal tío?. Damien y Jakob son dioses, e imagino que también conocerás a Hayes, si no, escúchalo, ya verás qué bueno...
Es raro esto de empezar en un nuevo sitio, pero es emocionante, mola. Suerte tú también!
Un abrazote!

Brian Edward Hyde dijo...

Excelente selección, te aseguro que Damien es tan bueno en directo como lo son sus discos (de hecho, mucho más :O). Lo vi hace dos años en su fin de gira, ya sin Lisa Hannigan, y aún se me ponen como escarpias. Saludos!!

Mikel dijo...

Brian, puedo asegurarte que daría buena parte del poco dinero que tengo por ver a Damien Rice, eres un tipo con suerte...
Saludos!