jueves, 13 de noviembre de 2008

"Bread and water", Ryan Bingham

Ryan Bingham es un chico de Nuevo México de apenas 27 años, un vaquero del viejo Oeste de los que ya no quedan. Antes de dedicarse a la música Ryan se dedicaba a participar en rodeos, y tuvo una difícil infancia en la que vagó por las ciudades más polvorientas del sudeste norteamericano. Hoy en día es la gran esperanza del country americano, y con su corta edad está promocionando su segundo álbum, Mescalito, un disco que ha sido elevado por las críticas y ante el cual me quito el sombrero. Lo tenía desde hace tiempo pero por una mezcla de falta de tiempo y pereza apenas lo había escuchado, y tuvo que recomendármelo Manolo Tarancón (¡gracias!) para que lo escuchara con los cinco sentidos y apreciara lo que había estado dejando pasar. Las críticas dicen de él que, pese a su juventud, canta como el padre de Steve Earle, e incluso que tiene con 25 años la madurez y la crudeza lírica del Tom Waits de 50. La revista Rolling Stone le dio 3 estrellas sobre 5 a Mescalito, y actualmente se encuentra de gira por todo Estados Unidos promocionándolo.
En el año 2006 publicó su primer trabajo, Death horses, y en el segundo contó con la ayuda de uno de los guitarristas fundadores de los Black Crowes en la producción, Marc Ford. La canción que más me gusta del disco es la que han utilizado como segundo single del mismo, Bread and water, un temazo brutal que no paro de escuchar esta mañana y que os dejo aquí para que disfruteis...¡Saludos!

2 comentarios:

Nanú dijo...

Uno de mis grandes descubrimientos del año pasado."Mescalito" es un discazo en toda regla.Huele a sudor,sabe a wishkey...puro sabor americano.Disco a escuchar de principio a fin.Las canciones por si solas apenas dicen algo,pero una tras otra...
Por cierto,el 4 de diciembre,Ron Sexmith en el Antzokia.Estoy empapandome de su discografía y creo que es visita obligatoría.

1 abrazo!!

Mikel dijo...

ey Nanú!
Lo de Ron Sexsmith lo tengo marcado en el calendario desde que me enteré hace tiempo, no me lo pierdo por nada! Además, creo que es la primera vez que se viene a España...