viernes, 27 de noviembre de 2009

Música de autor; Carlos Chaouen


Hoy, siguiendo con el repaso sobre los mejores cantautores del país que comencé hace unas semanas, vengo a hablaros de otro de los más grandes, el maestro Carlos Chaouen. Nació en la gaditana localidad de San Fernando el octubre de 1974, se mudó a Madrid a los doce años y ahí donde le teneis, se licenció en Psicología, cursó un máster en psicoanalisis y trabajó en varios hospitales psiquiátricos.
Sus primeros pasos en la música los dio con Crápulas Flor, pero pronto sintio la necesidad de darle a sus canciones la calidez y la intimidad de las salas pequeñas, poder leer las reacciones de su público en sus ojos, teniéndolos bien cerca. Como Juan Carlos Sánchez Ceballos, que así es como se llama, no le parecía un nombre con gancho, decidió tomar el nombre de la ciudad marroquí de Chef-Chaouen y con la guitarra a cuestas empezó a patearse las salas madrileñas, empezando por las más pequeñas para ir escalando poco a poco. Compartió a menudo escenario con Quique González, y después de participar en un disco que recogía canciones de la nueva generación de cantautores que se estaba fraguando entonces, grabó su primer disco un año después, Carlos Chaouen. Era 1998, Carlos llevaba un curioso peinado y la portada era horrorosa, pero el disco contenía ya alguna joya como Bosque lejano o Tu ombligo, dos de mis canciones favoritas del de Cádiz. Dos años después llegó Maldita, y Carlos seguía afianzando el camino con maravillas como Carita de pena, Necesito la luz o Mi habitación en tus pupilas. Universo Abierto (2003) es también un disco fantástico, pero el gran salto mortal lo dio con Tótem (2005), uno de los mejores discos nacionales de los últimos años sin duda, donde puedes encontrar canciones como Corazón, Agua y Horizonte o la excepcional Semilla en la tierra (me pongo nervioso sólo de nombrarla).
Carlos es desde hace años toda una referencia en el rock de autor nacional, uno de los artistas más repetados por público y compañeros del gremio sin duda. Para mí Carlos Chaouen es mucho más que eso, es inamovible de mi lista de escritores de canciones favoritas, y es que es uno de esos voyeurs que parecen espíarme continuamente para después ponerle música a mis días. Hoy os voy a dejar algunas de mis canciones favoritas del gaditano, sabiendo que las vais a disfrutar...

"Semilla en la tierra", porque es LA CANCIÓN de Carlos Chaouen, con una de las mejores letras que nadie jamás haya escrito en este país. Además os dejo una versión que ya casi es leyenda, la ocasión en la que Carlos la tocó en el programa de Jesús Quintero delante de El Cigala, que se emociona visiblemente al escuchar semejante maravilla. Impresionante también cómo se unen espontaneamente los guitarristas de El Cigala...



"Desfile de gaviotas", porque me parte en dos, siempre lo hecho y lo seguirá haciendo mientras la escuche. Porque sólo por la frase "siento un desfile de gaviotas e el brazo" ya merece estar en mi memoria hasta el fin de los días...



"Bosque lejano", porque hay algo en esta canción, sobre todo en el estribillo, que me parece mágico...



"Agua y Horizonte", porque me resulta imposible dejarla fuera de mis canciones faoritas de Carlos...



"A medio pulmón", por lo que enfermo y lo que curo, por lo que fumo, por lo que engancha...

6 comentarios:

illeR dijo...

Que grande Chaouen!!

Te ha faltado contar para los no "puestos" en Chaouen, el por qué escogio ese apellido, que es una historia bonita :)

La familia paterna de Carlos Chaouen es de Vejer de la Frontera (Cadiz) y ambos pueblos -Chaouen y Vejer- estan hermanados desde el 2000 porque....


...cuenta una leyenda que, cuando España estaba gobernada por los musulmanes, un emir marroquí, Sidi Ali Ben Rachid, se enamoró de una muchacha de Vejer llamada Zhora. Cuando los musulmanes fueron expulsados del país, ambos emigraron a Marruecos y el emir, para paliar la añoranza que tenía su amada de su pueblo, mandó construir uno similar, que se conoce actualmente como Chaouen o Chefchaouen.

oramalaC dijo...

Es una de mis debilidades, un excepcional letrista que no se le ha valorado como merece.
Ahora que estamos con lo de los mejores discos del año..."Totem" recuerdo que fue para mi gusto el mejor disco del 2005 y este último desgraciadamente ha pasado más desapercibido, incluso dificil ha sido comprar el CD.

Salud!

inquieto dijo...

Hola!!

Lo primero felicitarte por tu blog lo sigo desde hace tiempo aunque nunca habia dejado ningun comentario.

Creo que esta noticia te puede interesar: http://marketingtrainee.wordpress.com/2009/11/29/las-descargas-ilegales-benefician-a-los-musicos/

Por cierto yo tambien soy fan del gran Quique y el 27 estaré en el Antzoki como todas la navidades. Por cierto sabes algo deuna segunda fecha? En una entrevista en Radio popular comento algo pero no he vuelto a saber nada. Gracias y un saludo.

Mikel dijo...

Iller, ya siento contestar tan tardísimo, pero es que en cuanto estoy un par de días sin entrar en internet se me acumulan los mails y no me da...
No he contado la historia porque, si te soy sincero, no la conocía! ;)
Siempre había pensado que tenía connotaciones más canábicas, pero veo que es mucho más complejo y bonito, me ha encantado, gracias!

Ey Oramala, la verdad es que se le ha dado poco bombo a Carlos con su último disco, es cierto. Al principio si que se movió pero es verdad que parace haberse diluído, y eso que es un disco que a mi me gusta eh?
Salud!

Inquieto, gracias por tus palabras, espero que a partir de ahora te animes más a menudo.
La noticia no es nada nuevo, todos sabemos lo que hay, que les dén, yo ni compro sus discos ni voy a sus conciertos así que me resbala... ;)
Yo también estaré en el Antzoki, pero no sé nada de una nueva fecha, ahora ya me has puesto nervioso! ;)
Salud!

illeR dijo...

Jajaja, bueno lo de la hierba tambien influiria, fijo!!! Esta historia la conozco por una entrevista y la verdad es que esta teoria es mas bonita, asi que mejor nos quedamos con ella, aunque no sepamos que porcentaje del nombre inspiro cada cosa :P

Mikel dijo...

Ok, de acuerdo, dejémoslo en un 50 por ciento hasta que le podamos preguntar!
Besos!