viernes, 27 de febrero de 2009

"La gravedad", Vetusta Morla

Llevaba mucho tiempo sin hablar de los chicos de Tres Cantos, y es que después del ajetreado año que han tenido se iban a tomar un descanso más que merecido. Aún así, hace un par de meses prometieron que en marzo habría novedades e, impacientes ellos, no han podido esperar hasta el mes prometido para volver a empezar a dar guerra. Vetusta Morla son los protagonistas de la semana, ya que se han hecho con los tres Premios de la Música a los que optaban; Autor revelación, artista revelación y mejor disco de pop alternativo. Merecidísimo reconocimiento a quienes han sido, de largo, la sorpresa del último año (y de los últimos años también, la verdad). Pero aquí no acaban las novedades, y es que vuelven a los escenarios con un puñado de nuevas fechas entre las que, afortunadamente, se encuentra Bilbao. Será el 18 de abril en la Sala Santana, y yo ya he marcado ése sábado en el calendario, no hay plan que vaya evitar que esté allí, viéndoles por cuarta vez en menos de un año. Volverán por aquí de nuevo en julio para actúar en el BBK Live, un festival que, a falta de que se vayan cerrando contrataciones, me parace bastante flojo comparándolo con los dos anteriores, veremos qué es capaz de hacer la organización en los pocos meses que les quedan... Imagino que los madrileños aprovecharán estas nuevas fechas para presentar nuevas canciones, y es que se supone que están trabajando en un nuevo disco del que, de momento, no se sabe nada. Por cierto, una buena noticia para melómanos, coleccionistas o simples frikis como yo, Un día en el mundo, siguiendo la nueva moda, tendrá edición en vinilo muy pronto...
Mientras se van despejando todas estas incógnitas, os dejo con La gravedad, una canción que se ha ido convirtieno en mi favorita del grupo poco a poco. ¿Por qué?. Muy sencillo, escuchadla. Os dejo un video del concierto de Durango de enero, y, aunque no se me vea, allí estaba yo, delante de Pucho, dando guerra y gritando como un adolescente... ;)
¡Que tengais buen fin de semana!.

"Mis calles de arena", Fabián

Otra noticia, notición primaveral, es que el nuevo trabajo de uno de los songwriters españoles que más admiro también está a punto de publicar su segundo y esperadísimo disco, después de su impresionante Espera la primavera. Esta semana desayuné visitando como siempre el maravilloso blog de mi amigo JM, y comprobé que el leonés ya tiene preparado incluso el track list de Adiós, tormenta, que es cmo se llamará el disco. De las once canciones que lo componen sólo conozco Pequeño decimal (temazo), y muero de impaciencia por escuchar cómo le habrá quedado la versión de Todo lo demás de Andrés Calamaro, una canción muy especial para mí. No voy a ponerme hablar sobre Fabián porque creo que desde que abrí éste blog he dicho todo lo que se podía decir sobre él, pero si alguno de los que lee esto aún no lo ha escuchado, le aseguro que se llevará la sorpresa del año. Su voz, su sensibilidad y delicadeza, y la intimidad que desprenden cada una de sus canciones son sensaciones que todos deberíamos probar, y es que para mí Espera la primavera es uno de los mejores discos que se hayan publicado en España en los últimos años. Fabián es un tipo metódico, al que le gusta hacer las cosas despacio y bien, por lo que estoy seguro de que será, por lo menos, uno de los discos del año, seguro. Espero que le vaya bien con la promo y visite Euskadi de una vez, mientras, seguiré disfrutando de canciones como ésta, Mis calles de arena, preciosa de principio a fín. ¿Se pueden escribir canciones más bonitas?. Lo sabremos, muy pronto además...
¡Ah!. Os dejo aquí el track list...

Palabra Raras

Horas de Luz

La Siesta de los Perros

Pequeño decimal

Todo lo Demás (Andrés Calamaro)

Adiós, Tormenta Pt2 (Salí a Volver)

Lugares

Atardeceres

Un Pequeño Pájaro Que Canta

No Estás Hecha Para Mí (Ni Para Ningún Otro)

Adiós, Tormenta Pt1


"Allí donde solíamos gritar", Love of Lesbian

Llega la primavera, y con ella, además del sol, buenísimas noticias musicales. El nuevo disco de los catalanes Love of Lesbian es uno de los más esperados para este 2009, y ahora que están a punto de echarse a la carretera para presentarlo en directo, han colgado tres de los nuevos temas en su Myspace para que vayamos abriendo boca. Ya sabeis cómo funciona esto de internet, al poco rato de colgarlos en su web las canciones ya estaban disponibles para ser descargadas en un montón de blogs, y depués de haberlos escuchado, puedo asegurar que, tal y como esperaba, la cosa promete. Ellos mimos advierten que no nos hagamos una idea de cómo será el disco simplemente por estos tres temas, ya que cualquier juicio podría ser erróneo, aunque una vez que los has escuchado resulta inevitable fantasear con un nuevo discazo que, esperemos, estará al menos a la altura de sus dos últimos y magistrales álbumes. De las tres canciones la que más me ha gustado es Allí donde solíamos gritar, un tema con un sonido Love of Lesbian cien por cien que, seguro, os gustará a todos los que aún no la hayais escuchado...



miércoles, 25 de febrero de 2009

"Todas las cosas que dijiste ayer", Whitewood

No pensaba subir ninguna canción más esta mañana, pero he puesto la música a todo volumen aprovechando que no hay nadie en el piso y que probablemente la bruja de la vecina de abajo esté durmiendo, ha sonado ésta canción y no lo he podido evitar. Whitewood no es un grupo nuevo en éste rincón, los conocí teloneando a Vetusta Morla cuando estuvieron en el Antzoki el año pasado, me gustó muchísimo lo poco que los escuché y les seguí la pista. Resulta que son un grupo bilbaíno formado en el 2005, que ese mismo año grabó su EP de debut, Desde tu ventana, y que en 2006 publicó otro EP llamado Insúltame que fue incluído entre las diez mejores maquetas del año para Mondo Sonoro. Su último trabajo, No necesitamos héroes, es su mejor y más maduro proyecto hasta la fecha, ocho canciones en las que destacan la potente voz de David, el característico piano que siempre le acompaña, y una gran potencia y energía. Sé que las comparaciones son odiosas, pero a mí siempre me han recordado a Coldplay desde que los ví por primera vez. Unos Coldlay, eso sí, bilbaínos, así que mucho mejor. ;)
Todas las cosas que dijiste ayer es una canción que sirve de ejemplo perfecto de lo que podeis encontrar en las canciones de Whitewood,y como sé que os gustarán, os invito a pasaros por aquí para que coozcais mejor la música de estos paisanos. ¡Ánimo con el miércoles!



"El gol de Cardeñosa", Aäron Saéz

Ya que ha salido el tema futbolístico, me he acordado de ésta canción que ya os dejé en el blog en verano pero que me apetecía volver a escuchar. El gol de Cardeñosa es una canción del joven Aäron Saéz, un artista murciano que huye de la etiqueta de cantautor como si de la peste se tratara, y que escribe canciones muy divertidas y simpáticas. Aäron tiene dos discos a sus espaldas, Cantautores de mierda (¡hereje! ;) )y Fe!, y si en el primero se podía encontrar una mezcla de estilos, en el segundo se lanza hacia la homogeneidad del pop, donde más cómodo se siente. Escribe canciones ligeras de pegadizos estribillos, y tiene una cualidad muy importante, y es que sus temas gustan a mis amigos, algo que no suele suceder con mi música, para qué mentir. Mi canción favorita del murciano es El gol de Cardeñosa, un repaso a la hasta este verano triste historia futbolística de España. Y es que la selección, unas veces por fallos, otras por optimismo desmesurado, por los árbitros o por cualquier razón, siempre acababa dándose una ostia terrible en Mundiales y Eurocopas. Hasta este verano, bien lo sabeis... Me gusta la canción porque Aäron se compara con esos fallos, y es que yo, como él, soy de los que suelo meter la pata en el momento más inoportuno, es algo que me ha pasado toda la vida. Los mejores goles los he metido de suerte, y los más claros, como Salinas, los he fallado, deportiva y metafóricamente. Eso sí, ¡siempre titular!... ;)
¡Que os guste!

Quiebro tu cintura
y allá voy,
pero me paro en cada cosa;
siempre fallo la ocasión,
yo soy
el gol de Cardeñosa...


"Mini tragedia de Arconada en tres segundos", Señor Mostaza

Alguna vez os lo he dicho, soy muy futbolero, me encanta éste deporte, lo he practicado toda mi vida y devoro partidos, ya sean de primera división, Champions League o regional. Soy culé desde que tengo uso de razón, y hoy al despertarme todavía estaba dándole vueltas al gol que le clavaron ayer al pobre Valdés. Pienso que más que una cantada es un golazo, y creo que muy pocos porteros lo hubieran parado, aún así, ya se sabe, los porteros siempre cargan con las culpas. Es una profesión difícil la de guardameta, puedes parar mil tiros imposibles y cometer un grave error, y siempre serás recordado por la pifia, es ley de vida. Y si no, que se lo cuenten a Arconada, portero de la selección española en 1984, cuando se perdió la final contra Francia. Arconada hizo un campeonato impresionante, siendo el mejor del equipo en muchos partidos, pero tuvo la desgracia de fallar estrepitosamente el día de la final, cuando un balón sin mucho peligro se le escurrió por debajo del sobaco cuando parecía tenerlo controlado. España perdió, y 25 años después lo poco que se recuerda es la cantada del bueno de Luis Miguel, quien, según mi padre, es el mejor portero al que haya visto jugar. Es inevitable hablar de Arconada y no mencionar el gol que le coló Platini, nadie recuerda que la selección llegó a la final gracias a sus paradas y que, entre otros logros, llegó a ser Zamora de la liga en tres ocasiones juando en un equipo como la Real Sociedad. Palop tuvo un gran gesto cuando se enfundó la camiseta del portero vasco para la celebración de la Eurocopa, un homenaje que le debía el fútbol español. Pero el de Palop no es el único homenaje que ha recibido Arconada, y es que los valencianos Señor Mostaza también han hecho un guíño musical al cancerbero vasco. Mini tragedia de Arconada en tres segundos es un tema que relata cómo vivió aquel momento Luis Prado, cantante y alma del grupo, quien reconoce que el portero era su ídolo y cuenta cómo el mundo se le vino abajo al ver cómo ése balón traspasaba lentamente la línea de gol.
Señor Mostaza son un grupo que no llegan a ser ni indies ni comerciales, hacen un pop que se mueve entre esos dos grandes océanos musicales. Algunas de las principales características del grupo son las armonías vocales, las inteligentes letras y el piano de Luis, que le da un toque especial. Los conozco desde hace años y me extraña que todavía no hayan dado un salto de popularidad, porque creo que sus canciones así lo merecen, pero qué voy a decir de cómo está el mundo de la música hoy en día... No llevan pendientes, no se peinan con gomina y dudo que den espectaculares patadas bisbalescas, pero hacen canciones de verdad, como ésta, que seguro que os gusta...

martes, 24 de febrero de 2009

"El túnel", Daniel Merino

La publicación de un buen disco de rock nacional siempre es una buena noticia, pero si además el autor es un paisano, pues la alegría es doble. Daniel Merino tiene pinta de songwriter norteamericano de los setenta, y, seguramente, no es nada casual. Admirador declarado de Jackon Browne o Bruce Springsteen, éste rockero bilbaíno (de Barakaldo, para ser más exacto) presenta su segundo trabajo, Malos tragos, un paso más en su carrera en solitario, y es que Merino también forma parte de Smile, grupo de Getxo del que también os he ablado alguna vez. A pesar de que toca bastante a menudo por aquí, todavía no he tenido la ocasión de verle en directo, aunque sí que estaba entre el público en el concierto de Manolo Tarancón. Ya os dejé ésta misma canción hace unos meses, y es que es de esas que se meten en la cabeza y cuesta arrancarlas, como vais a poder comprobar en cuanto le deis al play. Suena bonito, ya vereis...

"Melilla", Javier Cuenca e Ismael Serrano

Me encantan las canciones que tienen el poder de transportarte a lugares remotos, sitios en los que nunca has estado físicamente. La música es capaz de hacerte recorrer calles que tus pies jamás han pisado, y, quién sabe, quizá jamás lo hagan. Siempre que escucho ésta canción, cierro los ojos, y cuando los vuelvo a abrir tengo que usar mis manos como visera para protegerme del sol africano que me llega a cegar. Siempre he querido viajar al norte de África, por muchísimos motivos, entre ellos, por supuesto, el que todos vosotros estais pensando ahora mismo, y lo más cerca que he estado de hacerlo es, precisamente, escuchando ésta canción. Me imagino una tarde de verano, sentado en las antiguas murallas que dan al mar mientras va anocheciendo, y puedo escuchar las olas que van rompiendo a mis pies, mientras todo en el mundo calla. Demasiada imaginación, efectivamente...
Melilla es un tema de Javier Cuenca, un artista del que no conozco nada salvo ésta canción, en la que cuenta con la portentosa voz de Ismael Serrano. Recuerdo que llegué a ella hace ya unos años, cuando descubrí internet y estaba obsesionado con el cantautor madrileño, pero hasta hace bien poco siempre pensé que era suya. Espero que os guste, cerrad los ojos y probad, ¡a ver quién os ofrece un viaje más rápido y barato!. ;)



"Mi cajita de cartón", Suîte Momo

Suîte Momo son mi gran descubrimiento de la semana, una banda que seguro que va a sonar, y bastante, en los próximos meses. Formado en el 2005 en Vilanova i la Geltrú, el grupo presenta su primer disco, Mientras daba vueltas de campana, producido por Charly Chicago, quien entre otros ha trabajado con artistas de la talla de Carlos Ann, Búnbury o Bushido. El año pasado dieron más de cuarenta conciertos, y se hicieron con algunos importantes premios como el AMT Festival Tarragona´09, el D.O Catalunya (lo que les ha valido para tocar junto a Love of Lesbian en la sala Apolo el próximo mes de mayo en el Festival de Guitarra de Barcelona), y hace poco actúaron junto a Vetusta Morla en la presenación del Let´s Festival en la Salamandra. Tras una primera escucha, y a falta de profundizar más en el disco, me han llamado la atención, y mucho, la fuerza de las guitarras en las once canciones que lo componen, donde las seis cuerdas aúllan con fuerza. Suîte Momo se mueve en el poblado terreno del pop-rock indie, pero tienen un enérgico sonido propio que los hace difíciles de comparar a otros grupos. Hay influencias claras de Los Piratas y Los Planetas, lógico, pero con un toque pop que hace más frescas y ligeras las meodías, más accesibles y agradales de digerir.
Como ya he dicho, sólo he escuchado una vez Mientras daba vueltas de campana (¡gracias Joana por hacérmelo llegar!), suficiente para tenerlo bien a mano para volver a pasar un rato con él en cuanto pueda, y hasta que os haga una reseña como dios manda del disco, os voy a dejar con el que para mí es el tema estrella, Mi cajita de cartón. Es la primera canción que escuché del grupo, y lleva un par de días flotando por mi habitación a su antojo. Podría decir muchas cosas sobre ella, pero será mejor que la escucheis y comprobeis vosotros mismos que, como se dice, aquí hay grupo...



lunes, 23 de febrero de 2009

"La nada y tú", de Alfredo González, premio al Meyor Cantar d´Asturies

Así es, La nada y tú, el tema que da nombre al disco en lingua asturiana de Alfredo González ha sido premiado en la tercera edición al Meyor Cantar d´Asturies. La ceremonia tuvo lugar en Mieres, cerca de Turón, así que Alfredo contó con el calor y el apoyo de buena parte del público, primero al interpretar la canción nominada y después, al recibir el premio. Además, el galardón incluía un billete al Festival Liet de Lenguas Minoritarias de Europa, donde será el embajador perfecto de Asturias. Yo, que ya llevo más de dos meses escuchando el disco prácticamente a diario (preguntadle a mis compañeros de piso ;) ), me alegro muchísmo por él, y no me sorprendo porque estoy seguro de que éste es sólo uno de los muchos reconocimientos que le esperan a este escritor de servilletas. Seguro que dentro de poco se lleva alguno de los cuatro premios AMAS a los que está nominado, tiempo al tiempo. Da la casualidad de que hoy me he encontrado éste video que no había visto, así que os dejo con la que desde este fin de semana es la mejor canción del año en asturiano, La nada y tú.
Y a ti Alfredo, ¡enhorabuena y a ver si te llega éste abrazo!.

"Carnaval", Quique González

El viernes, antes de irme a casa a pasar el fin de semana, tenía muy claro qué canción os iba a dejar. Siempre digo que Quique González tiene una canción para cada momento, y los Carnavales, por supuesto, no iban a ser una excepción. Nunca han sido una de mis fiestas preferidas, creo que los muchos años en los que nos hemos disfrazado de chicas con el frío de invierno me han dejado secuelas, y ahora tiemblo cada vez que se acercan estas fechas. Supongo que me falta gracia para disfrazarme, y si a eso añadimos la falta de imaginación de mi cuadrilla, el resultado siempre es el más esperpéntico y ridículo de los disfraces. Hay gente que vive por y para los Carnavales, y aprovechan estos días para de alguna manera transformarse en otra persona u objeto durante unas horas. Hoy, cuando kilos de serpentina y gomas de caretas yacen todavía en el suelo, en mi desentrenada cabeza siguen sonando los ecos de la maracas que no me abandonaron en toda la noche. Eso, y ésta preciosa canción de Quique González, uno de esos temas que duermen en doble fila (nunca le he visto tocarla en directo), pero siempre están alerta por si encuentran un buen apacamiento libre en tu cabeza. Hoy Carnaval ha aparcado delante de la puerta de mi casa, y ya veremos quién la mueve de ahí...
Por cierto, ahora que Quique está descansando, y cuando parecía que la salida del próximo disco todavía quedaba lejos, han saltado los rumores. Se dice que el madrileño tiene pensado grabar su nuevo trabajo nada más y nada menos que en Nashville, de la mano de Brad Jones, productor de Josh Rouse entre otros. La capital del estado de Tennesse es conocida como La ciudad de la música, un lugar donde han grabado los más grandes del rock estadounidense. No sé a vosotros, pero a mí ya me ha entrado un cosquilleo en la barriga sólo de pensar que Quique ya está preparando nuevas canciones... Tiene buena pinta el asunto, sí. ¡Que empeceis bien la semana!



viernes, 20 de febrero de 2009

Carlos Chaouen en la Fnac de Bilbao, 19 de febrero del 2009



Por fín. Después de mucho tiempo, años, esperando verle en directo, ayer tuve a Carlos Chaouen delante mío. Esta vez me tocaba ir solo al concierto y yo, que nací para estar acompañado, llegué veinte minutos antes de que empezara por miedo a encontrarme el garito saturado. Entré en la Fnac muerto de nervios y de vergüenza, ý ví que la mayoría de sillas ya estaban ocupadas, menos una en la segunda fila en la que sólo faltaba un papelito con mi nombre. Tomé asiento y poco hube de esperar, a las siete en punto Carlos ya estaba en el escenario dispuesto a alegrarnos un poquito la tarde. Me hace gracia esto, pero desde hace un tiempo siempre que veo a un cantautor en persona me llama la atención lo bajitos que son la mayoría de ellos, y el gaditano no es una excepción, eso sí, está más delgado de lo que pensaba. Con su larga melena al viento, Carlos rebajó su Whisky con un poquito de agua mineral y se presentó antes la ¿cincuenta? personas que allí estábamos. La cosa iba a ser breve, estaba claro, y ya nos lo avisó antes de empezar, más que nada para que nadie se llevara una desilusión.
No era un concierto al uso, la iluminación y el rumor de la gente que estaba de compras por la tienda hacen que sea difícil ponerse en situación, lo mismo nosotros que el propio Carlos, pero la cosa se dio bien. Durante unos 45 minutos Carlos nos deleitó con algunas canciones del disco que había venido a presentar, Horizonte de sucesos, y algunas anteriores. Si mal no recuerdo fueron unas ocho o nueve canciones, suficientes para ser consciente de lo mucho que me estaré perdiendo hasta el día que lo vea en un concierto de verdad. Al contrario que otras veces en las que suelo grabar el concierto casi entero, ayer apenas grabé cuatro canciones, y es que para una vez que podía estar sentado, agusto, preferí disfrutar de él lo máximo posible, no todos los días se puede tener a Carlos Chaouen a escasos dos metros. No recuerdo el orden y, perdonadme, tampoco el nombre de algunos de los temas que tocó, pero estoy más que satisfecho por la selección que hizo. Del nuevo diso tocó mi preferida, Fuera del cielo, y también Amor vertical, La vida tiene estas cosas, Mal acostumbrado y Retinas de alquiler. Cuatro canciones enormes, aunque ahora que lo pienso, hubiese sido perfecto si también hubiera tocado Destruído. EL mejor momento de la tarde para mí fue cuando cantó Buenos Aires, un antiguo tema que es de mis preferidos de su repertorio, una letra que llevo serigrafíada en el corazón desde hace mucho, mucho tiempo. Dos cosas me quedaron claras en los tres cuartos de hora de concierto; la primera, y muy importante, es que llena el escenario de una manera increíble con su voz y su guitarra. Ayer había veces en las que parecía que Carlos no se sentía muy seguro de su voz, aún así supo mantener la línea y el tono, y no se le puede poner ni un pero. La segunda es que nadie me había dicho que fuera un guitarrista tan bueno. Hombre, yo no entiendo nada de guitarras y puede que ahora alguien me diga que lo que hizo es muy simple, pero jamás había visto a un cantautor hacer las cosas que ayer hacía Chaouen. El pedal de la guitarra, más que un pedal parecía la mesa de mezclas de un Dj por todos los efectos con los que jugaba continuamente, y dejó un par de solos en los que sus dedos conseguían ir más rápido que mi vista, como si fuera un truco de magia.

Amor vertical



Fuera del cielo



La vida tiene estas cosas


Buenos Aires



Se despidió después de un bis anunciado, deseando poder volver por Bilbo pronto, pero esta vez con banda, que como él mismo dijo, es como esto tiene color de verdad. Y no le debe faltar razón, el Horizonte de sucesos es un disco que exige conciertos eléctricos, y según me han dicho estos son una auténtica gozada. Pronto estará en Pamplona, aunque de momento no hay fecha para que se vuelva por aquí, una pena para los que, como yo, ahora tenemos los dientes mucho más afilados y largos que nunca. Se metió en el camerino-almacén, pidió un cigarro y amablemente volvió a salir a los cinco minutos para los que, como yo, eperábamos una firma. Cuando lo tuve delante, como siempre me pasa, no sé muy bien qué le dije, pero le dí las gracias por sus canciones entre tartamudeos. Me dedicó el disco (bueno, se lo dedicó a un tal Miguel, y debería sentirse orgulloso porque es la primera persona con la que no me enfado por llamarme así ;) ), y me saqué una foto con él en la que es fácil ver la tensión que tenía con sólo mirar mi cara...
Y así, como un niño con su juguete favorito, volví a casa con el disco dedicado en las manos por miedo a borrar lo que había escrito. Diría que un gran concierto, aunque le faltó el doble de tiempo y canciones para poder llamarlo así, de todos modos, en menos de una hora Chaouen demostró por qué es quien es en la música española, y por qué se le respeta tanto. Espero que no tarde en volver...






jueves, 19 de febrero de 2009

"Destruído", Carlos Chaouen

Apenas quedan cuatro horas para mi primer concierto (o mini-concierto, o presentación, como le queraís llamar) de Carlos Chaouen y no sé si los nervios que agitan mi estómago me van a dejar hacer la digestión. Sólo pensar que en unas horas voy a estar bajo el mismo tejado que sus canciones, encerrado en una sala con él y su guitarra, me estremece. Y es que me hace muchísima ilusión tener delante a uno de los artistas que más admiro desde hace años, uno de los más despiadados ladrones de mis horas muertas. Sigo teniendo un poco de miedo a que la Fnac se ponga hasta arriba de gente y no se pueda parar allí, pero bueno, intentaré ser madrugador y asegurarme un buen sitio. Os dejo con Destruído, otro temazo del Horizonte de sucesos, una canción vibrante que tiene un toque árabe que me me vuelve loco y espero que toque esta tarde. Ya os contaré, ¡ánimo con lo poco que queda de semana!...

"Dos tiros", Pablo Moro

Dos tiros es una canción inédita que Pablo Moro nos regaló en su concierto de Bilbao hace unos meses, y dos son las noticias sobre el asturiano que hoy quiero daros. La primera y más importante es que el bueno de Pablo vuelve a esta ciudad en algo más de un mes, el 28 de marzo concretamente, para abrir el concierto de Sergio Makaroff. No será un concierto como el de la otra vez, esta vez tendrá menos tiempo para cantar, pero bueno, así me da tiempo de llegar puntual a la cita que tengo un par de horas más tarde con Manolo Tarancón y Antonio Vega, no hay mal que por bien no venga... La otra noticia es que el domingo estrenarán por fin Doctor Mateo, una nueva serie de Antena 3 que seguramente no veré, pero en el primer capítulo de esta semana aparecerá el asturiano actuando, y eso sí que no me lo pierdo...
Pablo sigue trabajando en el que será su tercer disco, un álbum que, se comenta por ahí, va a ser brutal. No me hace falta que nadie me lo diga, sé que merecerá la pena, se ha ganado mi crédito más que sobradamente con sus dos primeros discos. La manera de escribir y contar las cosas que tiene éste compadre filólogo lo convierten en uno de mis favoritos, uno de esos músicos que sabes que no te van a fallar.
Dos tiros es, como he dicho, un tema que Pablo no incluyó ni en Emepetreses ni en Smoking point, quién sabe si tendrá su hueco en el próximo... Caber, cabe, y si no escuchadla...

miércoles, 18 de febrero de 2009

"Can I stay", Ray Lamontagne

Cada día me gusta más y más Ray Lamontagne, es otro de esos músicos a los que es imposible sacarles una mala canción, una frase que suene mal, un instrumento que sobre... Tiene una afilada sensibilidad, y una de esas voces que transmiten mucho más que música, meter la cabeza en cualquiera de sus discos es desgarrador a veces, y otras te llena la mente de vibrantes imágenes. Hace nada, cuando he estado viendo el video que os dejo, he sentido un escalofrío terrible por la espalda. La calefacción no está encendida y tal vez algo ha tenido que ver también, pero es que ver a Ray a media luz, con su guitarra, acompañado por media docena de violines en el más absoluto de los silencios no te puede dejar indiferente, y si no, comprobadlo vosotros mismos...


"On again, off again", Sean Lennon

Y hablando de Lennon padre, estos días me resulta imposible no mencionar a su hijo Sean, fruto de su amor con Yoko precisamente. Hace poco colgué en el blog la única canción suya que conocía, y después de que más de una persona me recomendara que escuchara su disco Friendly fire, lo hice y me llevé una más que grata sorpresa. Supongo que, dejándome llevar por mis prejuicios habituales, nunca lo había respetado por el mero hecho de ser hijo de Lennon, pensaba que se trataba de otro artista que, más que por talento, cantaba por su apellido, pero me equivocaba. Hombre, está claro que no se le puede comparar con su padre, pero el disco de Sean está lleno de muy buenas canciones, es una pena que no haya vuelto a publicar nada desde el 2006, fecha en la que vio la luz el disco del que os hablo. Hoy me apetecía dejaros On again, off again, en una preciosa versión acústica que estoy seguro de que os va a encantar. Me hace ilusión ver lo mucho que se parece a mi admirado Lennon, además, seguro que éste, esté donde esté, se siente orgulloso de canciones como ésta...

"Oh Yoko!", John Lennon

Hoy, 18 de febrero del 2009, Yoko Ono, uno de los personajes más odiados de la historia de la música, cumple 76 años. Como fan de los Beatles que he sido desde niño, he crecido con la idea de que ella fue la culpable de la definitiva separación del cuarteto de Liverpool. Se dice que Yoko convenció a John para que dejara el grupo y emprendiera su camino en solitario, que lo quería sólo para ella. Cuentan las malas lenguas que le lavó el cerebro y envenenó su relación con sus compañeros, especialmente con Paul. Las leyendas que rodean todas y cada una de las canciones de los Beatles dicen que MacArtney escribió Get back como un claro mensaje a Lennon, que cada día estaba más distante, e incluso Def con dos sacó una canción titulada La culpa de todo la tiene Yoko Ono. El caso es que, con los años, he ido comprendiendo que quizá ésta artista japonesa no fuera el motivo de la separación si no simplemente el detonante de una situación que ya se estaba haciendo insostenible. Todos sabemos que la relación entre Paul y Lennon había ido tensándose con los años, y la única salida posible era la separación definitiva. Hace años, yo pensaba que Yoko sólo había querido a John por la fortuna de éste, pero, joder, ella pertenece a la aristocracia japonesa y además de ser una artista reconocida, supongo que en ningún momento pensó que asesinarían a su marido tan joven. Además, cualquiera que conozca un poco la trayectoria de Lennon en solitario sabe que con Yoko fue más feliz que nunca, y escribió para ella y junto a ella algunas de sus mejores canciones, así que, de alguna manera, hemos de estarle agradecidos. Algo tenía que tener Yoko para ocupar el lugar más importante de la vida de John, algo muy especial para llevarle a escribir una canción como la que hoy os dejo, Oh Yoko!, que se publicó en el Imagine de 1971, dos años después de que la pareja se casara en Gibraltar. ¡Que la disfruteis!.

martes, 17 de febrero de 2009

"Priscila", Indras

Esta tarde, para combatir las agujetas que ayer me dejaron mi retorno a la actividad deportiva, he ido a correr de nuevo. Cuando corro suelo aprovechar para escuchar algún disco que tengo pendiente, pero he cambiado de reproductor hace muy poco y esta vez no me había preparado la música. Iba yo con la lengua fuera cuando ha empezado a sonar una canción que no he conseguido identificar, pero tenía una parte que me recordaba angustiosamente a otra. He llegado a casa con la desesperación de quien tiene algo en la punta de la lengua que no es capaz de sacar, y tras muchas idas y venidas mentales he conseguido hacer la reconstrucción del estribillo que me ha llevado a identificarla por fín. El tema en cuestión es Priscila, de los alicantinos Indras, una canción que me atrevería a decir que conocí hace por lo menos cinco años, la sequé de tanto escucharla y no había vuelto a saber nada de ella hasta hoy, 17 de febrero del 2009. Priscila es una canción que podría sonar perfectamente en cualquiera de esas emisoras radiofónicas que a menudo maldigo, y sin llegar a ser un tema especialmente bueno u original, me encantó cuando la conocí y me ha encantado volver a encontrármela en el camino. El grupo tomó el nombre de la divinidad hindú Indra, pero da la casualidad de que éste era también el nombre de uno de los garitos de Hamburgo donde empezaron a tocar sus admirados Beatles. El grupo nació en Alicante en el 2001, y desde entonces han publicado dos discos que, por lo que veo, no han tenido mucha repercusión. Una pena que Priscila no haya sonado tanto como debería, con el cariño que yo le tengo... Espero que os guste...

"El país de los televisores", Albertucho

La televisión ha sido, por paradójico que parezca, uno de los inventos más importantes de la historia, tanto es así que aunque resulte triste, cuesta imaginar cómo era la vida antes, sin su existencia. Todos los canales, me atrevería a decir sin excepción, vomitan basura las 24 horas del día, encumbrando a personajes que producen la más profunda de las vergüenzas ajenas, regalando fama y dinero a gente cuyo mayor mérito es haberse acostado con la prima de Nuria Bermúdez (perdóname Nuria, pero eres el ejemplo más claro) o haber estado de copas con la ex novia de Paquirrín. Yo, lo reconozco, he engullido bazofia televisiva a quintales, pero de un tiempo a esta parte estoy pasando por un proceso de rehabilitación del que me siento especialmente orgulloso. Devoro partidos de fútbol, y hay dos o tres programas y series que procuro no perderme, pero por lo demás intento mantenerme alejado de la caja tonta el máximo tiempo posible. El tiempo que antes invertía delante del televisor ahora lo empleo en el ordenador, que sin llegar a ser algo sano, es distinto, y mejor. En el ordenador yo decido qué blogs visito, qué ópiniones quiero leer, la música que quiero escuchar... Todo lo que aparece en la pantalla de mi portátil es porque yo lo he buscado, si te sientas delante de la tele, ella piensa por tí, y acaba llevándose tu cerebro prisionero, como bien dice Albertucho en la canción que ahora os dejo.
Albertucho es un joven rockero que viene de Sevilla, su música está empapada por la más que palpable influencia de grupos como Marea, Extremoduro, e incluso Kiko Veneno. Con tres discos a sus espaldas, Albertucho es hoy en día uno de los más prometedores rockeros callejeros nacionales, a la altura de Doctor Sapo o Poncho K, y pese a ser un artista al que no he escuchado muy en profundidad, conozco un puñado de canciones suyas que me encantan, y El país de los televisores es una de mis preferidas. En ella el sevillano nos cuenta cómo un día se despertó con la cabeza vacía, ya que su cerebro había sio secuestrado por los presentadores de televisión. Una metáfora surrealista que esconde una verdad como un puño, seguro que os encanta...

Dejé la televisión
Y como el que deja el tabaco

Ya no estoy hueco y mis ojos
No miran al mismo punto más de dos segundos
Y arrancandole huellas al mundo
Y dejando que mi mente explore
Por montañas y por callejones
Y al entrar me cagué en la bandera
Del país de los televisores
Y al entrar me cagué en la bandera
Del país de los televisores


lunes, 16 de febrero de 2009

"Amor vertical", Carlos Chaouen

Tengo una larga lista de artistas a los que me muero de ganas de ver y aún no he tenido la oportunidad, y el nombre de Carlos Chaouen lleva en negrita y subrayado desde hace muchísimo tiempo. Pues bien, si no pasa nada raro el jueves por la noche podré tacharlo por fin, ya que el andaluz dará un breve concierto en la Fnac de Bilbo para presentar su último disco, Horizonte de sucesos. Sí, un mini concierto en la Fnac no es la primera cita soñada, y seguramente más que satisfacer mis ansias de verle en directo, lo que sucederá es que me quedaré con ganas de muchísimo más. Una cosa está clara, menos es nada, y disfrutaré de sus canciones, aunque sean poquitas. Os dejo una de las canciones que probablemente toque el jueves, Amor vertical, una de las que más brillan de su último trabajo. El video está grabado en la Fnac de Barcelona hace algunas semanas, en lo que supongo será una actuación similar a la que veré dentro de unos días aunque, eso sí, el local de Barcelona parace muchísimo más amplio que el de aquí... Muy buenas noches, que descanseis...

"Side", Travis

Muchos son los que tachan a Travis de ser ñoños, pijos o comerciales, pero, qué os voy a decir, a mí, más que gustarme, me encantan. La banda escocesa liderada por Francis Healy ha escrito algunas de las mejores canciones que han llegado desde el Reino Unido en los últimos años, y se dice de ellos que allanaron el camino para que otros grupos como Keane o Coldplay tuvieran el éxito y reconocimiento del que hoy disfrutan. Me dí cuenta de lo mucho que me gustaban Travis hace un par de años, cuando un amigo que los estaba empezando a escuchar me pidió que le hiciera un cd con las mejores canciones. Me puse manos a la obra y tuve que dejar alguna canción fuera porque no me entraban y, eso, lo sabeis, no se puede decir de todos los grupos. No todos tienen veinte canciones que creas que le vayan a gustar a un amigo ni mucho menos, menos aún a alguien que, como he dicho, estaba empezando a escucharles. Hoy os voy a dejar con una de sus mejores canciones, Side, una canción que dice verdades como puños. Siempre queremos más, nos cuesta conformarnos con lo que tenemos y a menudo deseamos tener lo que otros poseen pero al final, como dice la canción, todos vivimo y todos morimos, no hay vuelta de hoja. Espero que hayais empezado bien la semana, ¡salud!.

Side en directo...



y el videoclip...

"A call to apathy", The Shins

Hoy, bien lo sabeis, es lunes, más lunes que nunca. El fin de semana, con la celebración del cumpleaños atrasada por los compromisos académicos, ha dejado secuelas. Tengo 25 años, pero sigo vomitando como un adolescente y esto, buscándole el lado positivo, me hace sentir joven. El caso es que desde el mismo momento en el que me metí a la cama ayer ya sabía que, como decían Extremoduro, hoy no me levanta ni dios. La sorpresa fue que, al mirar el horario del nuevo semestre, comprobé que los lunes no tengo clase, así que aquí estoy, en pijama, pero con la conciencia bien tranquila. Como ya he dicho, en mi débil y desentrenada cabeza sigue sonando el eco de un domingo interminable, y de momento lo úico que me apetece es escuchar música tranquila, suave, algo que se vaya llevando mi resaca y mis demonios poco a poco. He echado mano de uno de los grupos que más me gustan ahora mismo, The Shins, y he encontrado el tema perfecto, lo que estaba buscando, A call to apathy. Estos chicos de Albuquerque, con tan sólo tres discos de estudio a sus espaldas, son uno de los mayores descubrimientos que hecho en los últimos, y un grupo que os recomediendo fervientemente. El video que os dejo no es el oficial del grupo, es lo único que he encontrado y os lo aviso, el tío acaba poniendo muy nervioso, así que si podeis escuchar sólo la canción, pues mejor. Y si no, comprobadlo vosotros mismos...

"The bright side of the road", Van Morrison, y "A este lado de la carretera", Danza Invisible

Aún guardo por casa El Golfo, un par de cintas que contienen los éxitos de la música española de hace unos 20 años. No sé por qué, pero recuerdo perfectamente el día que mi padre me las regaló para que estrenara la mini cadena que me habían comprado hace nada. Entre canciones de Duncan Dhu, La Frontera o Los Nikis se encontraba ésta que os dejo esta mañana, A este lado de la carretera, de Danza Invisible, mi preferida del disco. ¡La de veces que he rebobinado la cinta para escucharla una y otra vez!. Por aquel entonces, obviamente, no tenía la menor idea de que la canción era una versión de un tema de Van Morrison, es más, no sabía ni siquiera quién era Van Morrison, tuvieron que pasar unos cuantos años para que me diera cuenta. Había tenido olvidadísima ésta canción durante años, pero el otro día la casualidad quiso que en un bar sonara el tema original de Van the Man (no, que yo sepa Van Nistelrooy no canta), y sólo me hizo falta escuchar un par de estrofas para que el tema fuera saliendo a flote de mi subconsciente. Ya no me acordaba lo mucho que me gustaba, tanto en su versión original como en la de los malagueños, y lleva todo el fin de semana rondando mi cabeza. La verdad es que, escuchándola ahora, creo que es una de las mejores adaptaciones al castellano de una canción en inglés que conozca, espero que os guste tanto como a mí...

Van Morrison...





Danza Invisible...

viernes, 13 de febrero de 2009

"El saben aquel que diu", The New Raemon

Pocas veces un puñado de euros fueron mejor invertidos que el día que decidí hacerme con el A propósito de Garfunkel, el discazo con el que Ramón Rodríguez se presentaba en solitario en sociedad. Es uno de esos objetos que sabes que van aumentado en valor con el paso del tiempo, y me siento orgulloso de haberle dado la oportunidad comprándomelo. Gasto mucho dinero en discos, pero, para qué engañaros, me descargo muchos más de los que me compro. La vida del estudiante sin trabajo no da para muchos lujos, y por eso mis euros suelen ir a valores seguros, grupos que sé que no me van a fallar o discos que previamente he escuchado y sé que no me expongo a un fiasco. Gasto mi dinero en artistas que lo necesitan, no creo que Bob Dylan o Bruce Springsteen necesiten mis escasos billetes, eso sí, si vienen por aquí no dudo en dejarme la paga en sus conciertos. Por eso gasto en música nacional, porque los de aquí son los que verdaderamente lo necesitan, los que de verdad notan esos 15 euros que te dejas en su trabajo. Pagar por el A propósito de Garfunkel es algo que, de no haber hecho, haría sin pensármelo. Que al menos Ramón se tome un par de cubatas a la salud de alguien que sonríe cada vez que escucha sus canciones. Sonrío, sí, igual que me sonríe el disco, ahí, en la estantería, codo a codo con Quique, Fabián, Alfredo, Manolo...
Hoy os dejo con una canción que ya sabía que me iba a gustar antes incluso de escucharla, y es que el título, homenaje al inmenso Eugenio, habla por sí solo. Temazo, como todos los de este hombre, que ustedes lo disfruten...

¿Dónde te has metido?
Puede que en una tragedia...


"Corre, dijo la tortuga", Joaquín Sabina y Julieta Venegas

Ayer el incombustible Joaquín Sabina cumplía sesenta años, y uno que es un hacha en esto de olvidar los cumpleaños o felicitar un día más tarde, pues le rinde hoy su pequeño homenaje. No soy fan del flaco ni mucho menos, pero no hace falta serlo para reconocer que su mano ha escrito algunas de las mejores letras de las últimas décadas. Nunca me ha gustado su voz, y ni siquiera tengo muy claro si me cae bien, no tengo ningún disco suyo, pero le reconozco una capacidad como letrista al alcance de muy pocos. Quizá sea que no le he dedicado el tiempo que merece, pero lo he intentado muchas veces y nunca consigue llegarme donde otros lo hacen con muy pocas escuchas, cuestión de gustos supongo. Corre dijo la tortuga es una de las canciones más curiosas de Sabina, y, es gracioso, pero la conocí gracias a la versión que hizo Julieta Venegas para el disco Entre todas las mujeres, en el que cantantes como Rosario, Ana Belén, Pasión Vega o Chavela Vargas ponían voz femenina a algunas de las mejores canciones del cantautor. Ya os he dicho que apenas he escuchado a Sabina y que no me gusta su voz, así que tuvo que caer en mis manos éste disco de homenaje para que conociera éste tema, que a mí, me gusta más con la dulce voz de Julieta que con la de su autor. Cuestión de gustos, ya lo he dicho, ya me direís cuál os gusta más...
¡Ah!. Zorionak, Joaquín...

Joaquín Sabina...



Julieta Venegas...

"Tan distintos", Pablo Ager con Jorge Marazu

El pasado miércoles Pablo Ager y Jorge Marazu cogieron sus guitarras para abandonar por una noche Madrid y alumbrar Salamanca con sus canciones. Pablo y Jorge son dos de los cantautores más jóvenes y prometedores del circuito madrileño, dos tipos que tienen muchas canciones por escribir y enseñarnos, ya lo vereís. Aunque aún queda prácticamente un mes, ya se me remueven las tripas de pensar que la próxima vez que Pablo meta su guitarra en el maletero de un bus será para desembarcar en Laguardia, donde ya se le espera con ganas. Ignoró cómo saldrá el concierto, me atrevería a decir que Pablo es el primer cantautor que va a actúar en mi pueblo, y aunque mis amigos conocen muchas de sus canciones, hay otra gran parte del público a la que se tendrá que ganar. Yo estoy seguro de que les va a encantar, y más si nos regala canciones como ésta preciosa Tan distintos interpretada con su amigo Marazu el pasado miércoles, con una letra tan delicada que parece que ni siquiera la luz se atreva a molestarles. Qué ganas de que llegue el 7...

jueves, 12 de febrero de 2009

"Light my fire", The Doors y José Feliciano

Siempre me ha encantado ésta canción de los Doors, Light my fire. Es una de esas canciones que, sin estar asociadas a un recuerdo concreto, llenan tu cabeza de imágenes difusas que han ido pediendo nitidez a lo largo de los años. No podría decir en qué momento de mi vida me empezó a gustar, pero sé que debió existir un momento, hace muchos años, en el que me dejó la boca abierta por pimera vez. Light my fire es una de las canciones más famosas de la historia, y fue escrita originalmente por The Doors en 1966, alcanzando rápidamente el número uno en las listas de singles pop. La primera versión era una perfecta muestra del denominado rock psicodélico, con toques de jazz y largos solos, que duraba alrededor de siete minutos, por lo que la acortaron para que sonara en las radios y programas de televisión. Una de las anécdotas más curiosas del tema fue precisamente en el show de Ed Sullivan. Los Doors fueron invitados al programa para tocarla en directo, pero les pidieron por favor que cambiaran un par de versos para que pudiera ser vista y escuchada por todo tipo de audiencias (el tema hace referencia a una pareja que consume droga). La banda aceptó, pero en el momento de la actuación Jim Morrison olvidó hacer el cambio prometido (más tarde diría que fue por los nervios), y el cabreo de Ed Sullivan fue tal que se negó a darle la mano a Jim posteriormente. Un tiempo después, la compañía automovilística Buick propuso a la banda utilizar su canción para una promoción en la que el eslogan sería Come on, Buick, light my fire. Los miembros del grupo aceptaron encantados, pero cuando Morrison volvió a la ciudad y se lo contaron, rompió el contrato inmediatamente.
Pero Light my fire no sólo encumbró a The Doors, si hoy os dejo ésta canción es más que nada por la versión que José Feliciano hizo en 1968, que me gusta más incluso que la original. Como bien sabeis, el de Puerto Rico nació invidente, lo que no fue impedimento para que se convirtiera e un guitarrista genial. Lo que la vida le quitó de vista se lo compensó con sensibilidad, y su versión de Light my fire es, simplemente, sublime. Su manera de tocar la guitarra me hace pensar que, a falta de vista, eran sus dedos los que ejercían de ojos, y se mueve como si la canción se le retorciera por dentro, sintiéndola a más no poder.
Os dejo la versión original de los Doors y la de José Feliciano, ya me direís cuál os gusta más. Que tengais un muy buen día.

The Doors



José Feliciano

"Lo mejor de nuestra vida", Antonio Vega

Ahora que ya se ha confirmado que Antonio Vega actuará en el Antzoki a finales de marzo, ya me ha empezado a entrar el típico cosquilleo. Le ví hace un par de años y se me quedó un sabor agridulce ya que apenas tocó cinco o seis canciones el sólo. Compartía escenario con Los Limones y apenas nos regaló media hora de su magia, además, le ví bastante apagado, débil, escondido detrás de su largo flequillo. Pero por lo que cuenta mi amigo H, que lo vio hace unos días, Antonio vuelve a estar en plena forma, y eso es una muy buena noticia para los que tanto le admiramos. Hoy os dejo una canción que, para mi sorpresa, ya es mayor de edad, ha cumplido los 18. Lo mejor de nuestra vida es un tema que Antonio incluyó en su magnífico No me iré mañana de 1991, uno de sus discos más celebrados tanto por el público como por los críticos, uno de mis favoritos también. Mientras espero que llegue el día de volver a verlo y rezo para que esta vez toque Lucha de gigantes, os dejo con ésta gran canción, es gracioso ver a Antonio tan jovenzuelo y con el pelo corto, seguro que os gusta...

"Life is wonderful", Jason Mraz

Hace unos días, paseando por el blog de Alfredo ví que recomendaba un artista, Jason Mraz, un estadounidense del que ya me habían hablado e incluso me lo habían recomendado varias veces, pero debe ser que en su momento no escuché la canción adecuada. El otro día hice caso a Alfredo y escuché la canción que me recomendaba, la que os dejo esta mañana, Life is wonderful, y se ha convertido de largo en mi canción de la semana. Decía Alfredo que Jason Mraz es uno de esos músicos que te hacen creer que va a salir el sol incluso cuando está lloviendo, y no puedo estar más de acuerdo con él. De hecho, seguro que si todas las personas que ahora andan legañosas por las calles hubieran escuchado ésta canción antes de salir de casa las sonrisas ganarían por mayoría absoluta. Hace ya tiempo que soy consciente de que la vida, a veces puta como la que más, es preciosa, pero nunca viene mal que, de vez en cuando, alguien te lo recuerde. Seguro que después de escucharla veis el día de otra manera, ya me contareis...

P.D. Gracias Alfredo

miércoles, 11 de febrero de 2009

"Catch the wind", Donovan

El piso está vacío, y el estruendo del viento de la calle apenas me deja escuchar el ruido de la cafetera, de la que sólo me llega el olor, agradable olor. Fuera, paraguas que se rompen y bolsas de plástico volando sin sentido, no sé si me estoy volviendo más casero de lo que ya era, pero yo no salgo hoy de aquí. Antes no podía concebir el pasar una tarde en casa, pero de un tiempo a esta parte me sucede lo contrario, me cuesta salir. Ásí que se presenta ante mi una larga tarde que transcurrirá entre la lectura y la música, cómo no. Estos días he estado escuchando unas selecciones de canciones de los sesenta que tenía por ahí y me he encontrado con ésta preciosa canción después de tenerla olvidada durante años. Catch the wind es el mayor éxito que consiguó Donovan, un cantautor folk escocés que dejó éste himno como su legado particular a tan brillate década. Al coincidir en el tiempo con Bob Dylan, fue inevitable que mucha gente lo comparara con él, aunque Donovan se consagrara años más tarde como uno de los prepulsores de la psicodelia de finales de los sesenta. Como ya he dicho, Catch the wind es, más que una canción, uno de los himnos de los mágicos sesentas, un tema que seguramente todos conozcais, pero que seguro que muchos agradecereis, ¡que os guste!.

"Con la magia a otro lugar", Manolo Tarancón

Como ayer adelantaba la revista Efeeme, Manolo Tarancón es doblemente noticia estos días. En primer lugar, ya se sabe cuándo comenzará a grabar el que será su próximo disco, y con quién. La grabación tendrá lugar en Cádiz en el mes de abril, y el productor será nada más y nada menos Paco Loco, el Rey Midas de la música española. No sé cómo se lo monta éste tío para participar en tantos y tan buenos proyectos, pero por su laboratorio han pasado gente como Sr. Chinarro, Búnbury, Tachenko, Maga, Nacho Vegas, Nixon, Gary Louris... y todos conocemos los excelentes resultados. Buenas noticias para Manolo, que quizá encuentre en la ayuda del productor el impulso definitivo que lo sitúe donde sus canciones merecen. La otra noticia es quizá más agradable para mí, y es que Manolo visitará Bilbao el próximo 28 de marzo para telonear al ilustrísimo señor Antonio Vega. Hace un par de semanas lamentaba lo lejos que quedaba Gandía de Euskadi, y es que da la casualidad de que la noche de mi cumpleaños Manolo y Antonio tocaban en el Varadero, así que no sé si es un regalo de cumpleaños atrasado (;)), o simplemente el destino que es benevolente conmigo. Lo mismo me da, la del 28 será una noche especial en el Antzoki, seguro. Tener la suerte de ver a uno de los más grandes escritores de canciones de la historia de España junto a quien para mí es uno de los mejores de la actualidad es todo un lujo. Además, el Antzoki es el lugar perfecto para un concierto de este tipo, y sé que los acogerá con todo el calor que acostumbra. El Kafe Antzoki, por cierto, ha vuelto a abrir las puertas esta semana después de un mes en el que ha permanecido cerrado por sanción. Les hicieron una inspección un día que tocó M-Clan y doblaban el aforo permitido, 800 y pico personas en lugar de las 400 que tienen permitido. Es cierto que hay veces en los que estos garitos abusan, especialmente cuando abren por la noche y no ven el momento de prohibir el paso a más gente cuando dentro no cabe un folio, pero por esta vez, no era el caso. Alguna vez he sentido agobio viendo algún concierto en el Antzoki (el de Iván Ferreiro fue horrible en cuanto a gente), pero el bien que le hace éste local a la cultura también debería ser tenido en cuenta. Prácticamente todos los días de la semana ofertan conciertos, ya sea de música electrónica, hip hop, folk... Traen a los mejores grupos, vascos, nacionales e incluso internacionales, y le dan una especial importancia a la cultura vasca, muchas veces olvidada por las instituciones. Buena noticia que vuelvan a abrir, sobre todo si es para conciertos como el de Manolo y Antonio Vega...



martes, 10 de febrero de 2009

"Despertarme contigo", Rebeca Jiménez

Siempre he pensado que el ser humano, igual que las cebollas o el planeta tierra, tiene una serie de capas que van desde la más supeficial a lo más proundo. Las cosas que vemos, leemos, oímos, escuchamos o sentimos atraviesan esas capas en función de lo que significan para nosotros, quedándose las más irrelevantes en las primeras, donde apenas dejan marca, y las más importantes dentro, muy dentro. Muy pocas son las cosas que llegan a ese lugar donde eres irremediablemente vulnerable, pero una vez allí, la cicatriz que dejan te acompaña el resto de tu vida. Puede que Todo llegará, el disco de Rebeca Jiménez, no sea una obra maestra musicalmente hablando, y quizá dentro de unos años ya nadie lo recordará ni hablará sobre él, pero en los últimos meses ha ido desgarrando esas capas de las que hablaba antes para clavarse como un arpón en mi corazón. Sus canciones, como los sueños, se han ido haciendo realidad, y a cada una de las frases de disco esconde una caricia, un gesto o un lunar en cada uno de sus rincones, y no me canso de recorrerlos. Ahora ya no hay nadie que me lo saqque de dentro, ni siquiera el tiempo. Ni quiero que salga, ahí está bien.
Despertarme contigo es la canción que Rebeca ha elegido como segundo single de su disco, una preciosa canción, de las que má me gustan. Esta tarde la quería compartir con vosotros, espero que os guste...

"Cemetry gates", The Smits

Los Smiths son sin duda una de las bandas más importantes e influyentes de las últimas décadas. El grupo nació, como yo, en 1984, y mientras el mundo de la música latía al ritmo del tecno-pop, ellos irrumpieron con sus infuencias de los 60 y 70, creando admiración y controversia al mismo tiempo. Los Smiths son el fruto de la unión entre Marr y Morrissey. El primero buscaba gente con la que formar un grupo, y pronto le hablaron de Morrissey, un difícil joven enamorado de la literatura de Oscar Wilde que, según le dijeron, tenía una peculiar forma de escribir. Rápidamente congeniaron y la facilidad de Morrissey para la escritura y la capacidad de composición musical de Marr dieron sus frutos con The Smiths, su álbum de debut publicado en el mismo 1984. El disco estaba plagado de referencias a la literatura, y de letras salpicadas por la polémica como el caso de Reel around the fountain, una canción a la que The sun acusó de promover la pedofilia. Hay cosas que no cambian, y la prensa inglesa es una de ellas, desgraciadamente. El debut de The Smiths tuo buena aceptación, aún así resultó ser más suave y relajado de lo que la gente esperaba, y es que Morrissey antes de entrar en el grupo había sido el cantante de otra banda de corte punk, por lo que los que los conocían esperaban algo más de energia, de fuerza. Un año después publicaron Meat is murder, un ábum mucho más político y controvetido desde el mismo título, un tema a favor del vegetarianismo (si mi padre, carnicero él, entendiera el inglés...). De hecho, Morrissey prohibió a los miembros de la banda dejarse fotografíar comiendo carne. Pero no sólo los carnívoros fueron blanco de los dardos de Morrissey, Margaret Thacher y la Casa Real inglesa tampoco se libraron. Éste disco los confirmó como un grupo a tener en cuenta para los que ya los conocían, y despertó la curiosidad de aquellos que nunca los habían escuchado antes. Y entonces llegó él, The queen is dead. Considerado su obra maestra, el disco es un habitual de las listas de mejores álbumes de la historia, con éxitos como Never had no one ever, There´s a light that never goes out o la que hoy os dejo, la magnífica Cemetry Gates. El disco es la mezcla característica del grupo entre lo oscuro y sombrío y el afilado sentido del humor de Morrissey, una combinación que resultó ser poco menos que perfecta. Es uno de los mejores discos de la historia, y uno de los más importantes también. The queen is dead fue un bombazo, un éxito a gran escala que los catapultó a la primera linea del panorama musical europeo. Pero con el éxito, como ocurre tantas veces, llegaron los problemas. El bajista Rourke fue expulsado de la banda por su adicción a la heroína de una manera muy curiosa; Morrissey le dejó un post-it en el parabrisas de su coche en el que le decía que ya no formaba parte del grupo y le deseaba toda la suerte del mundo. Peor que una multa, desde luego. La relación entre Morrissey y Marr cada vez era más tensa y para cuando publicaron el que resultó ser su último disco, Strangeways, here we come, la banda ya se había disuelto definitivamente. En poco más de tres añosde existencia los Smiths se convirtieron en un grupo de culto, una referencia para la música de los 90 en general y el brit-pop en particular, canciones cuyos ecos siguen sonando hoy, veinte años después.
Últimamente no paro de escucharlos, y aunque como me sucede con muchísimos otros grupos llegué algo tarde, nunca lo es para recuperar el tiempo perdido. Os dejo con la que para mí es una de las mejores canciones de los de Manchester, plagada de referencias literarias (Keats, Yeats, Wilde...) y con ése sonido tan característico y diferente de Morrissey y compañía. Disfrutadla.

lunes, 9 de febrero de 2009

"The mess you left behind", Oh Laura

El otro día os dejé una canción, Release me, de un grupo desconocido sueco y prometí investigar. Pues bien, conseguí el A song in my head, a demon in my bed y me puse a hacer los deberes como si fuera el más aplicado de los estudiantes. Las expectativas que tenía estaban más que justificadas después de escuchar el magnífico single Release me, por lo que necesitaba escuchar el disco completo para ver si merecía la pena o por el contrario eran grupo de una sola canción. No me hizo falta escuchar mas que una vez el disco para comprobar que es un trabajo precioso, bonito, de esos que tus oídos agradecen escuchar. Frida, la voz y alma del grupo piensa que el hasta la fecha único disco de Oh Laura es una historia de amor, en todas sus versiones. Porque el amor duele igual que sana, y así son las canciones del A song in my head, a demon in my bed. Esta noche os dejo con The mess you left behind, uno de los temas que más brilla de estos nórdicos de los que espero tener noticias muy pronto, disfrutadla...

"Instant Karma", John Lennon

Por fín ha llegado el día que tenía marcado en el calendario desde que se acabó el hechizo de las Navidades. Hoy por fin he acabado con los exámenes y parece que por una vez ellos no han acabado conmigo, así que me siento liberado, tranquilo y sobre todo, feliz. Así que hoy tenía muy claro qué canción poner, una que siempre me ha conseguido alegrar, Instant karma, de mi John Lennon. Instant karma es una de las canciones más rápidas de la historia ya que fue registrada la misma tarde en la que John la había compuesto, para salir al mercado tan sólo diez días después. En boca de su autor, la compusé en el desayuno, la grabamos a la hora de comer y la publicaron para la cena. Dicen que las cosas es mejor hacerlas despacito y con buena letra, pero éste tema de Lennon demuestra que, a veces, lo inmediato no tiene por qué ser peor que lo largamente meditado, todo es cuestión de talento, o de un chispazo de inspiración. La canción fue publicada en 1970, y para interpretarla John se rodeó de la denominada Plastic Ono Band, un grupo de músicos nómadas que, para ésta canción, contaba con George Harrison a la guitarra. Una gozada de canción para una tarde maravillosa en la que por fin puedo no hacer nada sin que esto me pese o me pase factura... ¡Que os guste!


domingo, 8 de febrero de 2009

"Love it all", The Kooks

Hay grupos que se cuelan entre tus favoritos sin que apenas llegues a darte cuenta, y eso es lo que me está sucediendo (o me ha sucedido ya) con los ingleses The Kooks. No recuerdo exactamente cuándo empecé a escucharlos, pero el otro día mirando estadísticas en el reproductor de música (lo sé, soy un enfermo), comprobé que son uno de los diez grupos que más he escuchado en los últimos meses. No sólo eso, si no que cuando estoy escuchando música aleatoriamente y suena una de sus canciones, me la conozco al dedillo, da igual cuál sea. Y todo esto, como ya os he dicho, sin darme cuenta, no me lo creería si me dijeran sin que yo lo supiera que es una de las bandas que más escucho... La verdad es que estos chicos de Brighton me encantan, y os recomendaría enérgicamente que escucharais cualquiera de sus dos discos si aún no lo habeis hecho, creo que son uno de los mejores grupos británicos del momento, y no porque haya pocos precisamente...
Hace un rato ha empezado a sonar éste Love it all que os dejo y, por supuesto, ha sido la excusa perfecta para levantar la cabeza de estos malditos apuntes y ponerme a cantar a grito pelado. Y ahora, que tengo que bajar a por el pan, toca ducha así que se preparen los vecinos, que el concierto de esta mañana es en inglés... ;)

sábado, 7 de febrero de 2009

"Fuera de control", Alfredo González

El próximo 27 de febrero se celebrará la ceremonia de entrega de los premios AMAS 2008 de la música asturiana, y al bueno de Alfredo González le han nominado en cuatro categorías; Mejor disco otras escenas, Mejor letrista, Mejor teclista y Mejor videoclip (por El último taxi, en el que aparecía junto a su amigo Pablo Moro). Lógico. Alfredo sembró el año pasado de buenas canciones, y ahora le crecen los reconocimientos en el huerto sin esperar a la primavera y yo, claro está, me alegro. Por ello, os dejo aquí el enlace que debeis visitar para votar por él, porque creo que tanto Dudas y Precipicios como La nada y tú merecen un minutillo de vuestro tiempo, ¿no?.
Por otra parte, la gira acústica que iba a realizar con Manolo Tarancón la han tenido que retrasar un tiempo por otros compromisos que ya nos irán contando. Mientras se le espera con ganas, os dejo con Fuera de control, otra gran canción incluída en Dudas y Precipicios, la banda sonora de los últimos meses. En el video podemos ver a Alfredo en su hábitat natural, y es que además de escritor de servilletas, también es pianista, como bien queda demostrado. Que disfruten ustedes del sábado...

"Mi canción definitiva", Luis Ramiro

Luis Ramiro es probablemente el más prolífico de los llamados cantautores de nueva generación. Pese a que sólo ha publicado un disco, Castigado en el cielo, son muchísimas las canciones que ha compuesto y que andan por internet. Luis es una de mis mayores debilidades, me encanta la forma que tiene de ver las cosas más comunes que todos vivimos, y su capacidad para imaginar otras que sólo habitan en su imaginación. Si tuviera que elegir mi canción preferida del madrileño no sabría por cual decantarme, tiene tantas tan buenas como Amanda, Puta, Mayo del 2002, Relocos y recuerdos, o La sirena que me resulta imposible quedarme con una. Por eso me pareció curioso cuando hace algún tiempo ví o leí en una entrevista que le hacían que, para él, la mejor de sus canciones o su preferida era Mi canción definitiva. Mi canción definitiva es una canción distinta a lo que Luis suele hacer, con un estilo cercano al de Dylan, en el que más que cantar habla rápido, hace un resumen de su vida. Yo nunca le había prestado especial atención al tema en cuestión hasta que esa confesión me llevó a ella. Desde fuera, está claro que no es su mejor canción, aunque es evidente que para llegar a entenderla hay que ser Luis, o al menos conocerle. Sin embargo, también reconozco que Mi canción definitiva tiene algo especial, algo que me ha hecho escucharla unas cuantas veces seguidas... ¡Que os guste!

"El cielo es del color de las hormigas", Mikel Erentxun

Una tarde de sábado más, da rabia tener que quedarse en casa obligatoriamente, menos mal que apenas quedan dos días para terminar con este encierro... De todos modos, hoy el tiempo no invita a pasar la tarde por ahí con esta mezcla de frío, lluvia y vientos huracanados. Hace poco me he levantado de la siesta, he subido la persiana de mi habitación y me ha parecido increíble cómo estaba el cielo de Bilbao, por un lado casi amarillo del efecto que hacía el sol luchando por salir detrás de las nubes, y al fondo, viniendo del norte, negro, muy oscuro. Estaba viendo cómo el negro se iba comiendo poco a poco al amarillo cuando me he acordado de esta canción de mi tocayo Mikel Erentxun, una de mis preferidas de su extenso repertorio. El cielo es del color de las hormigas es un tema que incluyó en El abrazo del erizo allá por 1996, y que desde em mismísimo momento en el que leí el título llamó mi atención poderosamente. Mikel, que después de grabar su último disco en directo recopilando las mejores canciones dijo que quería dar una vuelta de tuerca a su carrera musical, no ha podido empezar con peor pie su nueva vida. Ignoro si el cambio incluía empezar a aparecer en programas malos de televisión, pero fue una gran decepción encontrármelo ahí, en la tele, con Soraya, Manu Tenorio y compañía. Sí, está claro que cada uno tiene derecho a hacer lo que quiera, y que en estos tiempos que corren todo vale para ganarse el pan, pero pienso, y es mi opinión, que su carrera se merece más respeto. Admiro muchísimo al donostiarra, y por eso me duele el doble verle haciendo el paripé en la televisión, aunque me quedo con la esperanza de que haya sido algo circustancial, que no se va a convertir en compañero habitual de Romay, Ramón García, Chenoa o Cañita Brava...
En fín, menos mal que, haga lo que haga, sus canciones no van a cambiar con el tiempo...

viernes, 6 de febrero de 2009

"Black is black", Los Bravos

Cuando estaba en el instituto, teníamos una asignatura, Informática, que básicamente consistía en ir al aula de ordenadores del centro un par de horas a la semana a navegar por internet. El aula de ordenadores era un sitio increíble, lleno de juegos, discos de música que no sé qué hacían por ahí , piezas de ordenadores. Llevarnos a ése lugar del instituto era una odisea para el profesor de turno, y es que desparecían ratones, enciclopedias, discos... Yo, que soy torpe hasta para robar, nunca cogía nada. Nunca excepto una vez. Un día, ví un cd de Los Bravos viejísimo, y como me hizo gracia y ví que era algo que no le interesaba a nadie, pues me armé de valor y me lo llevé a casa. Sí, lo robé, y si el bueno de Txus, mi profesor, me leyera, se llevaría una buena decepción... El caso es que me lo llevé a casa más por tontería que por otra cosa, en un principio ni había pensado en escucharlo. Pero lo hice, y vaya sorpresa que me llevé. Por aquel entonces no era consciente de que los sesenta también se habían vivido en España, y descubrí un gran grupo y, sobre todo, dos de las canciones que más marcaron mi época en el instituto; La motocicleta y Black is black, así de raro soy yo... ;)
No os podeis imaginar la cantidad de veces que he escuchado ése cd con la portada amarillenta, y no se ha rallado nada de nada. Deberían aprender los fabricantes de ahora, o los encargados de ponerlos en las estanterías de la Fnac, porque todos los malditos cds que me compro tienen la pestañita de sujección rota y acaban rallándose. Los Bravos pueden y deben ser considerados como una de las bandas más importantes de la historia de España, y es que la canción que os dejo hoy llegó a ser número dos en las listas británicas y cuarta en las estadounidenses, ahí es nada. Además, mi padre siempre me dice que eran de los que más caña metían y yo, de Paco, me fío. Es hombre de pocas palabras el bueno de mi padre, pero siempre sabe lo que dice, y más si es sobre música. Espero que os guste, que tengais un buen viernes...

"Euforia", La Sonrisa de Julia e Iván Ferreiro

Estando como estoy inmerso en plena época de exámenes (el lunes acabo, por fin), paso todo el maldito día encerrado en casa, y aunque me está empezando a salir moho, esto también tiene sus cosas buenas. La mejor es la cantidad de música que puedo escuchar mientras estudio, subrayo o hago esquemitas de instituto, y en estas semanas ya me he ventilado prácticamente todos los discos que tenía pendientes por escuchar. Uno de ellos era Bipolar, de La Sonrisa de Julia, y ayer por la tarde le dí matarile. Estos chicos me sorprendieron muy gratamente en el 2004 con su primer trabajo Caminos diferentes, que tenía grandes canciones como El bufón, Sonrisas de papel o Llevo tu voz, preciosos temas que les dieron cierto éxito y consiguieron que se les llamara los Coldplay españoles. Dos años después volvieron a la carga con Volver a empezar, un disco que pasó bastante más desapercibido que su prometedor debut, y el año pasado, reconvertidos en trío por la baja de Curro, el teclista, publicaron Bipolar, su último trabajo. La verdad, y hasta que le otorgue la segunda escucha, la que empieza a poner las cosas en su sitio, ni fú ni fá. Tiene algunas buenas canciones, pero de momento no pasan de eso. Es indiscutible la calidad que tiene el grupo, la voz de Marcos es una de las más perfiladas del panorama nacional, y tienen un sonido bastante característico, pero, de momento, me parece un disco algo plano. El tema que más me ha gustado es el único que ya conocía, Euforia, en el que canta el siempre bien recibido Iván Ferreiro. Marcos e Iván dan hacen un viaje lisérgico y mantienen un bonito duelo de grandes voces. Una canción que quizá apetezca más escuchar esta noche que a las 9 de la mañana, mucho cuidado con lo que desayunais... ;)