martes, 24 de febrero de 2009

"Melilla", Javier Cuenca e Ismael Serrano

Me encantan las canciones que tienen el poder de transportarte a lugares remotos, sitios en los que nunca has estado físicamente. La música es capaz de hacerte recorrer calles que tus pies jamás han pisado, y, quién sabe, quizá jamás lo hagan. Siempre que escucho ésta canción, cierro los ojos, y cuando los vuelvo a abrir tengo que usar mis manos como visera para protegerme del sol africano que me llega a cegar. Siempre he querido viajar al norte de África, por muchísimos motivos, entre ellos, por supuesto, el que todos vosotros estais pensando ahora mismo, y lo más cerca que he estado de hacerlo es, precisamente, escuchando ésta canción. Me imagino una tarde de verano, sentado en las antiguas murallas que dan al mar mientras va anocheciendo, y puedo escuchar las olas que van rompiendo a mis pies, mientras todo en el mundo calla. Demasiada imaginación, efectivamente...
Melilla es un tema de Javier Cuenca, un artista del que no conozco nada salvo ésta canción, en la que cuenta con la portentosa voz de Ismael Serrano. Recuerdo que llegué a ella hace ya unos años, cuando descubrí internet y estaba obsesionado con el cantautor madrileño, pero hasta hace bien poco siempre pensé que era suya. Espero que os guste, cerrad los ojos y probad, ¡a ver quién os ofrece un viaje más rápido y barato!. ;)



2 comentarios:

sonada dijo...

viajar sin moverse del lugar,
un placer allá donde los hay.
mejor recorrer la distancia,
pasear y descubrir a la par.
pero cuando no se puede
que menos que volar de forma mental.

la música tiene ese y otros trucos escondidos para hacernos complices de la vida. y que no se descubra la mágia, no sea que se acabe!!!!

feliz viernes!!! mejor finde!!!

Mikel dijo...

Hola Sonada!
jeje, qué razón esos versos!
Pues sí, son esos trucos lo que hacen de la música algo tan especial!
Un besote, y a pasar buen finde!