viernes, 6 de febrero de 2009

"Black is black", Los Bravos

Cuando estaba en el instituto, teníamos una asignatura, Informática, que básicamente consistía en ir al aula de ordenadores del centro un par de horas a la semana a navegar por internet. El aula de ordenadores era un sitio increíble, lleno de juegos, discos de música que no sé qué hacían por ahí , piezas de ordenadores. Llevarnos a ése lugar del instituto era una odisea para el profesor de turno, y es que desparecían ratones, enciclopedias, discos... Yo, que soy torpe hasta para robar, nunca cogía nada. Nunca excepto una vez. Un día, ví un cd de Los Bravos viejísimo, y como me hizo gracia y ví que era algo que no le interesaba a nadie, pues me armé de valor y me lo llevé a casa. Sí, lo robé, y si el bueno de Txus, mi profesor, me leyera, se llevaría una buena decepción... El caso es que me lo llevé a casa más por tontería que por otra cosa, en un principio ni había pensado en escucharlo. Pero lo hice, y vaya sorpresa que me llevé. Por aquel entonces no era consciente de que los sesenta también se habían vivido en España, y descubrí un gran grupo y, sobre todo, dos de las canciones que más marcaron mi época en el instituto; La motocicleta y Black is black, así de raro soy yo... ;)
No os podeis imaginar la cantidad de veces que he escuchado ése cd con la portada amarillenta, y no se ha rallado nada de nada. Deberían aprender los fabricantes de ahora, o los encargados de ponerlos en las estanterías de la Fnac, porque todos los malditos cds que me compro tienen la pestañita de sujección rota y acaban rallándose. Los Bravos pueden y deben ser considerados como una de las bandas más importantes de la historia de España, y es que la canción que os dejo hoy llegó a ser número dos en las listas británicas y cuarta en las estadounidenses, ahí es nada. Además, mi padre siempre me dice que eran de los que más caña metían y yo, de Paco, me fío. Es hombre de pocas palabras el bueno de mi padre, pero siempre sabe lo que dice, y más si es sobre música. Espero que os guste, que tengais un buen viernes...

3 comentarios:

Nathaniel dijo...

Paco sabe lo que se dice. :P
A todo esto, estoy muy de acuerdo en tu crítica a los fabricantes de discos, pero no en el mismo sentido. Lo de rayarlos es cuestión de cuidado. Yo voy más allá. Fuera el puto Digipack!!. Si se te rompen las pestañas qué? Yo que soy un sibarita en mi colección, me gusta tenerlos impecables. Antes se te cascaba una caja de cristal y comprabas una nueva, que se vendían sueltas. Pero ahora, estoy jodido. Por no hablar de los que vienen como si fuera un sobre, eses ya se rayan sí o sí, porque no sé como consiguen meterlos ya (¿a presión? No salen ni de coña las primeras veces). Y digo yo... ¿no será más caro el plástico que el cartón? ¿No deberían ser más baratos los digipacks en todo caso? ... En fin...

Emiliakus dijo...

Desgraciadamente los Bravos me recuerdan a los viajes largos con mis padres, pero creo que en los 60 debieron de ser como para mí Los Planetas desde el 97, año en el que empecé a escuchar música que realmente me gusta, sin influencias grupales.

Mikel dijo...

Sí tío, rayarlos es cuestión de cuidarlos, pero si vienen con las pestañitas rotas es mucho más fácil que se raye porque no queda sujeto...
la verdad es que últimamente da asco comprarse un cd...

A mí los viajes largos con mis padres me suenan a Duncan Dhu, de todas formas, yo tengo buenos reduerdos de esos viajes! ;)

Saludos!