jueves, 14 de abril de 2011

"La tendré que soñar", Alfredo González

El 14 de abril de 1931, los españoles dejábamos atrás la monarquía para darle la bienvenida a la Segunda República, un sistema político aceptado democráticamente. El país vivía momentos convulsos, con la población enfrentada por ideologías violentamente opuestas y el hambre, siempre el hambre, llamando a todas y cada una de las casas. En unas elecciones históricas, el pueblo decidió darle una nueva oportunidad a La República, un sistema en el que, entre otras muchas cosas, las mujeres tenían derecho a voto, no había que rendir tributo a un rey soberano por coincidencia sanguínea y se buscaba un sistema educativo en el que todos tuvieran derecho a una enseñanza de calidad en centros escolares mejor dotados. Tuvo cosas buenas, muchísimas, y seguro que también las hubo malas, pero todo lo que se había empezado a construír se vino abajo cuando el ejército decidió acabar con La República levantándose en un golpe de estado, obligando a profesores, carniceros, campesinos o mecánicos a convertirse en soldados, guerreros que tuvieron que luchar por defender aquello que tanto les había costado lograr y habían conseguido de manera legítima. Todos conocéis el desenlace; La República murió ahogada en sangre y, durante décadas, vivimos a la sombra de una dictadura en la que algunos, los vencedores, disfrutaron de todo tipo de bonanzas y otros, los derrotados, sólo obtuvieron venganza, vergüenza y hambre, siempre hambre. Hoy, aprovechando que, ahora sí, tenemos la libertad para hablar de lo que queramos sin miedo a represalias, quería rendir un pequeño homenaje a La República y a todos aquellos que lucharon por defender la voz del pueblo, y no encuentro mejor manera de hacerlo que con esta canción de Alfredo González, La tendré que soñar. Nunca sabremos lo que pudo haber sido, pero sí que conviene que nunca olvidemos lo que fue...

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Tampoco estoy de acuerdo con la monarquía... me considero republicano, pero la II República tampoco fue un paraíso democrático... y menos desde la irrupción del Frente Popular en la escena política, la proclamación de un gobierno en unas elecciones que no eran nacionales tampoco es buen ejemplo... nunca ha aparecido el escrutinio de aquellas y los panfletos de la época del Frente Popular (ese que tenía sus "casas del pueblo" llenas de armas) decía que no aceptarían un resultado que no fuera su victoria, etc... amén de los atentados contra ministros... no creo que sea un gran ejemplo de como hacer las cosas... de lo que vino después algo más de lo mismo... y de la "democracia" actual ni hablemos... pero antes que algo parecido a la II República desde luego que lo prefiero, porque al menos se que no me van a asesinar por ser católico.

YIKONO dijo...

Me ha encantado tu entrada y me uno al homenaje, Mikel. Me gustaría decirle a Anónimo que yo también prefiero los tiempos que corren porque a él lo respetan aunque sea católico y a mí nadie me va asesinar por ser roja, ni me van a apalear por no hablar castellano, ni me van meter en un armario a fuerza de golpes y vergüenza, ni me van a impedir pensar y decir lo que me parezca. Espero que, otra vez, algún día seamos capaces de desear e intentar construir un mundo justo y en paz. A la III no va la vencida?
Saludos Mikel... y a anónimo también.

Mikel dijo...

Anónimo, Yikono, me gusta ver que, aunque penséis de distinto modo, os respetáis. Este es un blog de música y lo último que quiero es que se convierta en un foro de política, sólo pretendía hacer un modesto homenaje a un periodo que siempre admiraré, con una gran canción, por cierto.

Lo bueno, al fin y al cabo, es que tenemos la suerte de hablar de todo esto sin miedo a nada, ¿no creéis? ;)

Saludos!