viernes, 8 de enero de 2010

¿Crisis?

La crisis nos está matando, de eso no hay duda, y hay algunos sectores que lo están notando especialmente. La industria discográfica, sin ir más lejos, agoniza, sigue viva pero con respiración asistida. Se venden menos discos que nunca, y eso que, dadas las circustancias, cada vez son más baratos, lo que me lleva a preguntarme si era necesario vender el mismo producto al doble de precio hasta hace poco tiempo, ¿quién era el que se estaba forrando?.

Me sangra encender la televisión y enontrarme a gente como Rosario Flores diciendo que a los músicos les están robando el pan, cuando lo que realmente sucede es que no se puede vivir siempre del pasado. Gente acostumbrada a grabar grandes éxitos y venderlos a 20 euros convirtiéndolos en disco de platino no puede concebir que, ahora que las cosas están mal, el público prefiera descargárselo. Y no va sólo por Rosario, si no por la mayoría de músicos que participaron en esta vergonzosa manifestación, incluídos los olvidadísimos triounfitos, los mismos que abordaron el mercado con su karaoke televisado. Y sí, los meto a todos en el mismo saco, que estoy muy enfadado! ;)

Rosario y compañía, ¿sabeis a quién afecta la crisis?. Afecta a ese músico que se recorre media España pagándose de su bolsillo el billete de tren, dejando en su ciudad a los músicos porque no se puede permitir el lujo de pagarles, para tocar en una pequeña sala ante poca gente y después volver a casa habiendo perdido dinero. La crisis afecta a quien no gana suficiente dinero de la música como para vivir de ella y tampoco puede tener un trabajo porque no tendría tiempo para tocar, lo que les hace vivir haciendo malabares. La crisis afecta a quien tiene que poner dinero de su bolsillo para grabar un disco, y al que observa con impotencia cómo resulta imposible que los grandes medios se hagan eco de su música...

Los que os habeis acostumbrado a dormir en hoteles de lujo, grabar en Miami y exigir Moete Chandon en los camerinos, tendreis que adaptaros a los buenos tiempos, que la mortadela no está tan mala. Mientras os fue bien no abristeis esa boca que ahora no podeis tener cerrada, pero hasta que no os deis cuenta de que, como ya avisaba Dylan, los tiempos están cambiando y actueis en conscuencia, mal futuro os espera. Porque bastante indignante es que cada vez que compre un cd virgen, un reproductor de música o un pendrive tenga que aportar, aunque sea una milésima de céntimo, a una nueva versión de Mi gato como para que encima te quejes...

Y contra la crisis, los músicos, los de verdad, ¿qué hacen?. Muy simple, canciones. Porque puede que no llenen estadios ni se puedan permitir el lujo de destrozar la suite de un hotel, pero siguen ahí, contra viento y marea, tocando allí donde quieran escucharlos, y grabando discos desapercibidos para la famosa industria o mercado, pero inolvidables para muchos de nosotros.

Hay tres artistas a los que admiro con devoción y son el ejemplo perfecto de esos luchadores de los que estaba hablando, triunfadores, como diría uno de ellos. Son, lo sabeis, Alfredo, Manolo Y Fabián, los apellidos no son necesarios a estas alturas. Los admiro, porque a pesar de que el viento sopla en contra siguen en pie, con muchas cicatrices, sí, pero la misma ilusión que el primer día. Seguramente se lo hayan dicho muchas menos veces de las que lo merecen, pero son unos genios, artesanos de la canción que se marcaron un camino y no están dispuestos a desvíarse ni un centímetro.

Por favor, que alguien me diga que la música española está en crisis o agoniza después de escuchar canciones como estas...

"Cuando quieras apostarlo conmigo", de Alfredo González, una canción que me vuelve loco y, espero, tendrá su sitio en el próximo disco del flaco, que espero que no se haga esperar...



"Dos días de tregua", de Manolo Tarancón, uno de los temas más bonitos y evocadores que nos dejó el 2009



"Adiós, tormenta" de Fabián, otra maravilla del hombre que me robó los adjetivos...



Y cuando se juntan...

"Páginas tuyas", Fabián y Alfredo González



"Retruque", Alfredo González y Manolo Tarancón



*Gracias como siempre a David, por ser mis ojos... :)

11 comentarios:

jorge dijo...

y qué me dices de las reediciones, ¿acaso te descuentan el dinero que pagaste dos meses antes por el mismo disco sin un extra?

Fran dijo...

Dios... qué post. Creo que lo voy a imprimir y guardarlo en mi carpeta de los buenos artículos.

De acuerdo en todo.

Pedro dijo...

Bravo. Bravo. Porque en España se está haciendo una ley que beneficia a una minoría, a unos pocos, que mandan más que la demanda de cultura de todo un pueblo. No puede ser que en Inglaterra, un país con un nivel de vida bastante más alto en España, con una tasa de paro bastante mejor situada que la nuestra, los discos sean más baratos. Y no puede ser que yo me compre un cd virgen para grabar las fotos de la comunión de mi primo y tenga que pagarle a la SGAE por ello. Y ahora nos quieren cerrar webs. ¡Pero si ya te estoy pagando el cánon! Es un robo a mano armada, estamos cogidos de pies y brazos.

Yo me considero músico porque hago canciones, pero me considero amante de la música por encima de todo. Me descargo discos, los comparto, me compro discos, los presto a mis amigos. ¿Qué es lo que hago mal? Colgar enlaces. Aunque no se lo quieran tomar como tal, en el fondo, es publicidad gratuita que estoy haciendo a una gente que no sería escuchada si yo no hubiera puesto el link. Porque nadie se hubiera comprado el disco.

Hoy mismo, un joven artista de Barcelona ha colgado su disco para descargarse gratuitamente. Su proyecto se llama "Her only presence". No me iba el link, y se ha molestado en colgar su disco en otro servidor para que pudiera descargarlo. Eso es un músico, que se toma la molestia de poder dedicar unos minutos a complacer a alguien que quiere escucharlo. Y por eso mismo se ha ganado que vaya a algún concierto suyo y me compre el disco en formato físico. Porque soy amante de la música. Y lo voy a seguir siendo por más prohibiciones que me pongan.

Pablo Ager dijo...

Amé!! Maese Mikel

Alfaro dijo...

Querido Mikel, sospecho que voy a ser el único crítico con tu artículo. ¿Se puede estar de acuerdo con lo que escribes y más de acuerdo aún con esto http://bretguille.blogspot.com/2010/01/la-venta-de-discos-en-espana.html?
Un fuerte abrazo, si puedes lee el enlace de mi amigo Guille.

Mikel dijo...

Jorge, no me calientes, me había olvidado de las jodidas reediciones! Pagar el precio de un disco y que a los dos meses lo reediten con versiones, colaboraciones y dvds me toca la fibra!

Gracias por tus palabras, Fran! ;)
Sabía que estarías conmigo!

Pedro, no podría estar más de acuerdo con cada una de tus palabras. Yo soy el primero que descargo discos de internet, muchos, pero me dejo el poco dinero que tengo en cds, vinilos y conciertos. En los que yo quiero, eso sí. ¿no tienen suficiente con su jodido canon? No se dan cuenta de que si no fuera por internet habría miles y miles de canciones, músicos y discos maravillosos que nunca conoceríamos?
Un abrazo!

PAblo!
Que sepas que tú eres otro de esos luchadores, de hecho, el que más me ha demostrado! Un abrazo enorme!

Víctor, para eso estamos hombre, nadie más apropiado que tú para ser crítico conmigo! ;)
Leí el artículo de Guille hace unos días, interesantísimo como siempre. Tampòco quiero que se me malinterprete, no hablo de decapitar a la gente de la SGAE en la plaza mayor, si no de llegar a un acuerdo, todos. Buscar soluciones porque, como demuestran los datos de Guille, esto se hunde amigo...
Lo que me duele es ver a ciertos personajes "respresentando" a los músicos, cuando lo cierto es que la "realidad" les pilla muy lejos.
Gracias por pasarte, un abrazo!

Marta dijo...

muy de acuerdo con tu mensaje, los que apreciamos la musica somos los primeros que descargamos canciones pero tambien somos los primeros que no dudan en dejarse sus ahorrillos en ir a conciertos, festivales, comprarse discos...pero por lo menos a mi no me llegaría el dinero si quisiese comprar todos los discos que gracias a muchos blogs me descargo. Por otra parte no hubiese conocido ni a la mitad de los grupos que tengo en el orenador(47 GB en mi disco duro)y a los cuales no dudaría en ir a ver en concierto ni un segundo. Y la Rosario se puede callar que ella no se tiene que preocupar ni de la decima parte de lo que se deberian preocupar otros músicos y que aun asi no se quejan...aggg me enerva este tema a mi también. Y si despues de poner lo del CANON y todo eso siguen quejandose de que no les llega el dinero me pregunto: ¿quien se queda el maldito impuesto?

Fran dijo...

Lo curioso es, tal y como dice Marta, Mikel debe de ser uno de esos tipos que compra discos en las tiendas. Seguramente que primero escuchará los discos antes de comprárselos. Lo intentará en Spotify, si es que está colgado, y sino buscará por Internet si lo encuentra.

Cada cierto tiempo pasará por su tienda de discos favorita y gastará sus ahorros en los discos que más le han gustado.

También me atrevo a decir que, conociendo sus gustos, no debe ser nada fácil encontrar a mucha de la gente que le gusta. Algo que seguramente también ocurría antes de Internet, aunque quizás sin esta herramienta nunca los hubiera descubierto.

Pero se da la casualidad que, del acertado artículo de Guille que enlaza Alfaro, muy pocos discos de los que nombra deben de gustar a Mikel.

Es decir, que los que aprecian otro tipo de música que la que suelen poner en las radiofórmulas tienen gracias a Internet la oportunidad de descubrir a más artistas y después poder comprar a los que más le gustan.

Yo más que crisis me atrevería a decir que hay un exceso de oferta. Entre blogs y páginas especializadas no sé cuántos discos debo de tener anotados para, algún día, poder escucharlos.

Internet ha permitido que surjan nuevos artistas que de otro modo se hubieran quedado en la guitarra de su habitación, o como mucho, ensayando en un garaje. Y ojo, la mayoría de mucha calidad

Claro, tendrán que pasar algunos años para que (como en todo mercado) la cifra se estabilice y sólo quedarán los que más gustan.

Cuál es entonces la diferencia con hace unos años. Pues que posiblemente ya no serán (sólo) las radiofórmulas las que determinen los artistas que continúan. Sino que será gente como Mikel, que recomendará los discos que más le gustan, y comprará aquellos que más le entusiasmaron después de habérselo bajado. Aunque habrá desgracias. Como en todo. Habrá gente con talento que no saldrá.

Sin embargo, la gente que no le gusta tanto la música, se bajaran dos o tres canciones que escucharon por la radio. Harán un remix, y lo pondrán el el MP4 en reproducción aleatoria. Y mientras pondrán algún politono de los que anuncian en la tele (que también da dinero a la industria, por cierto).

Saludos!

Señor Lobo dijo...

Pues yo estoy muy de acuerdo con este artículo, por el cual te felicito.

Para decir cosas esta es para lo que están los blogs. Para bailarle al agua a los que mandan ya está la prensa de siempre...

Lo que vive ahora la música es una 'crisis' en el sentido original de la palabra, es decir, 'cambio'. La música ha pasado ya por varios cambios, motivados sobre todo por la tecnología, pero a veces también por cuestiones sociales, desde finales del siglo XIX.

Esta es una más, quizá más importante que las anteriores, pero lo fundamental es que todo el mundo tiene que adaptarse, y que de ella resultará un cambio para todos los factores implicados: músicos, discográficas, órganos gestores, usuarios.

Quiero que pensar que las cosas irán para mejor para los músicos (en general, no unos pocos privilegiados) y para los usuarios. Todo se verá.

¿Nos piden que aportemos soluciones? Pues por ahora no veo otra que emplear las herramientas de internet para ayudar a difundir la buena música, la que nos gusta. Es decir, escribir y opinar en blogs como este sobre la música que nos importa, y apoyarla yendo a ver a los artistas en directo. Algo que creo que la mayoría de lectores de este blog ya hacen.

Gruñón dijo...

Me irrita los "artistas" como rosario, lolita y compañía. No pueden vivir de su puto talento no. Tienen que exprimir las canciones de la madre, luego las del hermano, y cuando ya no tienen más de dónde sacar ale a quejarse.
Y que se queje esta gente... manda cojones, será porque no tienen "negros" que les hagan canciones. ¡¡Joder que si no vendéis discos es porque no gustáis y punto¡¡. Bastante tenéis con la ayudita del gobierno y famoso canon.

Ahora que si un disco con las mejores canciones de Nino Bravo... al paso que van, dentro de unos años ya no van a tener artistas que "resucitar".

Los discos han bajado de precio, pero siguen siendo caros. Que si dvd, que si el opendisc, que si tal que si cual...
Que pongan los discos a 10€, ya veréis cómo vénden más.

Mikel dijo...

El problema, Marta, es que esta gente no puede concebir el hecho de grabar uno de sus "discazos" y que la gente ya no haga cola por comprarlo. Cuando no ahbía problemas de dinero nos daba igual derrocharlo, ahora que hay que calcular cada euro que gastamos, ahorramos en lo prescindible; sus discos.

Fran, es gracioso que menciones Spotify, porque la verdad es que lo empecé a utilizar el viernes. Además, ni siquiera con el SPotify puedo escuchar todo cuanto quiero, muchos de los artistas que escucho a diario aún no están!
Por cierto, Fran, estoy de acuerdo contigo en cada palabra de tu exposición, bravo.

Señor Lobo, veo que entiendes perfectamente mi mensaje. Yo no pido nada, sólo pretendo que músicos como la copa de un pino como los tres de este post tengan el reconocimiento que merecen. No, no em importa si salen en la radio o ponen una de sus canciones en Física o Química, quiero que cualquiera que quiera escucharlos pueda acceder a su música.
¿Cómo cojones tiene valor Rosario de quejarse de internet? Si no fuera por internet un tal Alfredo González nunca me habría enviado su disco en asturiano, ni conocería de nada a Manolo o Fabián.
Además, ¿quién se descarga hoy en día un disco de Rosario o Edurne (por ejemplo) o lo compra el top manta?
Un abrazo Mr. Wolf, un placer leer sus palabras! ;)

Gruñón, cuando no queden músicos que resucitar cogerán canciones de la gente que escuchamos nosotros y la versionarán, como El Canto del Loco con Quique González...
Estoy contigo, puede paracer una tontería pero pienso que 10 euros es un precio justo para un cd, se venderían muchísimos más si se dejaran de extras de relleno y los rebajaran!

Un abrazo a todos, un placer leeros a todos y cada uno de vosotros!