miércoles, 16 de marzo de 2011

"Copenhaguen", Lucinda Williams

Lucinda Williams es de largo mi songwriter femenina preferida. La norteamericana, reina del folk country sin discusión, lleva más de treinta años en esto de la música y ha publicado algunos discos que no deberían faltar en la estantería de ningún melómano. La de Louisiana, que tocó el cielo con Car Wheels On A Gravel Road (uno de mis discos favoritos de todos los tiempos), pasó por un bache con su anterior trabajo, el flojo Little Honey, pero ha vuelto con ganas de redimirse y vaya si lo ha hecho. Blessed, su nuevo y recién estrenado álbum, vuelve a mostrarnos a esa escritora de canciones que siempre sabe dar con la tecla adecuada a la hora de arañarte con una canción. Ayer mismo, Quique González decía en una entrevista a Efeeme "si escuchas el nuevo disco de Lucinda Williams, que igual lo ha hecho en dos tardes, y es lo de siempre, pero es...uf... Escuchas las canciones de ella, con la guitarra en la cocina y, sí, es lo de siempre, pero es que son tremendas, y hacer eso, hacer las cosas simples, hacer canciones sencillas, es lo más difícil. Y tampoco me imagino a Lucinda diciendo "estoy haciendo lo de siempre". Lo hace y ya está.". La verdad, no puedo estar más de acuerdo con el Kid. Un ejemplo perfecto es Copenhaguen, una canción que no inventa nada nuevo pero que consigue transportarte, emocionarte y atraparte con una facilidad asombrosa. Y qué bien suena este tema mientras no para de llover...

4 comentarios:

Txals dijo...

Esencial en el presente año. De mis preferidos.
Buena reseña. Copenhagen preciosa

Mikel dijo...

Buen gusto el tuyo, Txals.
El disco estará arriba en las listas a final de año, no me cabe duda.

Saludos

Ana dijo...

Justamente hace un par de horas pensé lo mismo al escuchar esta canción: no inventa nada nuevo, pero es que no se me va de la cabeza...

Mikel dijo...

Ana, en esto de la música, a menudo, menos es más! Lucinda es un buen ejemplo de ello!

Gracias por pasarte y animarte a comentar, un saludo!